El despotismo ilustrado del alcalde

803254_1Cuando aún no se ha celebrado el primer pleno municipal de la nueva Corporación, la casa grande de la Plaza de San José desprende un permanente tufillo a despotismo, proveniente de la sala capitular,  generado por el trato y relación dispensada  por el alcalde a los demás grupos municipales desde el pasado 24 de mayo.

Contar con 9 concejales en el Salón de Plenos  ha permitido  a Francisco Juan  llevar  un mes pasándose  por “el forro” a los grupos de la Oposición.  Ya tiene ganado el mérito de haber sido el primer alcalde de la democracia que, despreciando la representatividad de los demás grupos y la voluntad  de los ciudadanos que los han votado, ha celebrado el Pleno de Investidura sin ni siquiera mantener una reunión de cortesía con ellos.

Obviamente con 9 concejales tenía asegurada su reelección. Pero las buenas prácticas y el civismo político exigían ese encuentro. Máxime cuando el propio alcalde había anunciado a los portavoces que los convocaría, junto a una representación de sus partidos,  antes de celebrar el  citado Pleno. Una mentira más de Francisco Juan. No es la primera ni la última. Tampoco el primer menosprecio.

Ayer, el alcalde  anunciaba a los medios de comunicación  el reparto de responsabilidades en las concejalías y delegaciones municipales. Se consumaba así  otro  significativo desprecio al resto de los miembros de la Corporación Municipal. El alcalde ha optado porque  éstos  se enteren del organigrama de funcionamiento político del  Ayuntamiento por la prensa, en vez de hacerlo en la Comisión Informativa de Portavoces o el Pleno de Organización que sería lo lógico y razonable.

Los hechos evidencian una nueva etapa en las relaciones políticas en el Ayuntamiento.  El tiempo  de inicio  de una legislatura que para el PSOE se promete muy placentera porque con su mayoría absoluta  podrá  hacer lo que quiera, como ha demostrado en el mes trascurrido. Pero por  aquello de que, de lo que se siembra se recoge, pueden darse los socialistas de bruces en los plenos con el agravio ingerido en estos días a la Oposición. Una Oposición que es minoría en el número de concejales, pero mayoritaria en el de portavoces que están legitimados por ley para fiscalizar y pregonar  lo que hagan y dejen de hacer el alcalde y concejales del PSOE.

Como dice el aforismo: la mayoría absoluta  no cambia a un alcalde, sólo evidencia su condición. Desde el pasado mes de mayo soplan nuevos vientos en el Ayuntamiento de Aguilar  que,  ya auguro, traerán tempestades.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Equipo de Gobierno versus Equipo de Oposición

Cualquier espectador asiduo a las retrasmisiones que los medios locales de TV realizan de los plenos municipales, celebrados de forma ordinaria con carácter mensual, habrá observado cómo a pesar de

Post molestam senectutem

Diego IgeñoEs uno de los versos del himno “Gaudeamus igitur” que me hace reflexionar sobre el último capítulo que muchos estamos viviendo, condicionando nuestra biografía, y que nos lleva a

Nunca, siempre y nada

 Nunca, siempre y nada son palabras que oímos más a menudo de lo que deberíamos cuando se habla de nuestro pueblo. Nos gusta ser categóricos en nuestras declaraciones. O todo

Los ausentes

Diego IgeñoNo soy lo que quise ser, no tengo lo que quise tener, no vivo lo que quise vivir, tampoco sueño lo que quise soñar. No estoy donde quise estar,