Comenzó a caer la noche y con ella la helada de finales de octubre sobre las lápidas y entre los nichos. Algunos se removían inquietos, otros dejaban pasar el tiempo, los más dormitaban por siempre. Convencidos de no quedar nadie en el recinto salieron a pasear. Las calles se llenaron Más >