La dejadez que sufren las fuentes públicas de nuestro pueblo, tanto las que están en el casco urbano, como las diseminadas por el Término Municipal, es vergonzosa. Si la comparamos con lo cuidadas y restauradas fuentes de Montilla, el agravio es de juzgado de guardia. Pero bueno. No se puede Más >