Las palmeras se caracterizan en general por tener un ritmo de crecimiento visible, es decir, que la altura que ganan de un año a otro se nota fácilmente. Sin embargo, esto no significa necesariamente que sean rápidas; de hecho, salvo excepciones, los centímetros que sumarán no serán más de treinta. Más >