¿Qué aplaudían sus señorías cuando Rajoy anunciaba el recorte del subsidio de desempleo? ¿Qué sádico regusto encuentran para responder con alborozo cuando endurecía las condiciones para jubilarse? ¿O al “racionalizar” la Dependencia? Aquí dejamos, por si alguien aún no se ha enterado, un discurso que marca un cambio de modelo de estado, un monumento al liberalismo más salvaje, un deleite para los sádicos más exigentes. http://kyp.be/69n De ahí que Diego Valderas hiciera un llamamiento a la movilización frente a la agresión sin precedentes que significa el discurso de ayer del presidente del gobierno. Valderas denuncia que de nuevo Rajoy vuelve a cargar contra los más débiles, contra los parados, contra los mayores, contra los trabajadores y contra los colectivos más vulnerables de la sociedad. Pero ni una sola medida contra los poderosos. Ni las grandes fortunas, ni los gastos de defensa -sólo en Afganistán los gastos militares ascendieron en 2009 a 365 millones de euros-, ni los privilegios de la iglesia católica -“la exención del IBI de la iglesia representan más de 3.000 millones de euros-, ha denunciado con argumentos Diego Valderas. Ni un miserable plan contra el fraude fiscal o la economía sumergida tuvieron la más mínima referencia en un discurso insultante para la mayoría social que está padeciendo la crisis.

El cambio de modelo se ceba igualmente con la administración local, un ataque a la democracia municipal que recupera un modelo de ayuntamientos predemocráticos, más propios del régimen anterior que de un estado moderno y participativo. “Entre todos tenemos que defender Andalucía, sus instituciones democráticas y nuestro Estatuto, porque los ataques presentados hoy serán impuestos”, afirmó ayer Valderas, quien ha acusado al Partido Popular “de querer gobernar esta tierra desde Madrid, algo que los andaluces rechazaron en las urnas”.