La consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, ha anunciado que su departamento está trabajando en la introducción de modificaciones normativas para poner en uso las viviendas vacías que existen en Andalucía, una medida que se incluye dentro de las nuevas políticas en esta materia que se pondrán en marcha en la IX Legislatura porque, según ha asegurado la consejera, “la entrada de Izquierda Unida va a suponer un cambio para dar respuesta a los intereses de las víctimas de la crisis”.

 
Elena Cortés ha explicado además que la Consejería que dirige centrará su labor en “un nuevo sistema de inspección de viviendas, tanto públicas como privadas”, así como en herramientas que incentiven el alquiler de las viviendas desocupadas al amparo del artículo 156 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, que estipula que toda la riqueza de la comunidad autonómica, sea cual fuere su titularidad, está subordinada al interés general.

A estas medidas ha sumado otras como “apoyar la labor de las asociaciones de consumidores y usuarios en defensa de las familias con problemas de financiación, activar programas de alquiler, respaldar la autoconstrucción y la organización de régimen de cooperativas, impulsar la promoción de vivienda protegida allá donde haya suelo consolidado o fomentar la rehabilitación, uno de los pilares fundamentales de la Consejería en esta nueva legislatura”.

Según Cortés, con el paso del tiempo, “la ley del suelo que auspició el PP ha puesto manifiesto que solo servía para el desarrollo de una construcción sin control, que en absoluto respondía a una demanda real, que incrementó el precio de la vivienda en un 180% y que ha dejado al sector gravemente afectado por el desempleo y a muchas familias sobreendeudadas”.

Ante esta realidad, las políticas en materia de vivienda deben ser “transformadoras y de justicia social, muy alejadas de lo que hasta ahora se ha venido desarrollando”. “No es lógico que mientras el Gobierno central pide la recapitalización de la banca con dinero público y sin condiciones, solo movimientos sociales como el 15-M o Stop Desahucios estén al frente de las paralizaciones de los desahucios”, ha criticado la consejera, ya que, en su opinión, “la plusvalía del dinero público debe servir y revertir en el ciudadano”.

Por estos motivos, ha insistido en que “si queremos un cambio debemos adoptar las medidas necesarias”, por lo que ha propuesto a los diputados de los distintos grupos que firmen la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que exige un cambio de la ley hipotecaria para la dación en pago de la vivienda “si quieren realmente un cambio”. Además, les ha pedido que en sus intervenciones “no pongan el disco rayado de la octava o la séptima legislatura” porque “estamos en la novena y en esta el discurso es otro”.