PLACILLA VIEJA 

La existencia de un espacio urbano destinado al abasto de la población residente el Cerro del Castillo, es tan remota como la presencia en este lugar de las civilizaciones más primitivas. Desconocemos si el enclave que tuvo el zoco árabe de Poley coincide con el que acogió a la posterior Plaza Mayor cristiana. De ésta última tenemos constancia documental a partir del siglo XVI, aunque ya existía con anterioridad.

Referencias a la llamada Plaza Vieja o Plaza Mayor aparecen, por ejemplo, en el libro de visitas pastorales dela Parroquiadel Soterraño iniciado en 1554, donde se recogen varios registros muy similares al siguiente: 

Unas casas por el arrabal de esta villa de Aguilar debajo de la Plaza Vieja por las casas donde hacía su morada el dicho Cristóbal Jiménez…[1] 

La ubicación geográfica de la plaza la detalla Franco y Areco en su Memorial bajo los siguientes términos: 

En el recinto del castillo, de los muros adentro, se recogían tres calles bien largas, aunque tortuosas, a que daba principio una reducida plaza. A esta se entraba por la Puerta Real….[2]. 

La puerta reseñada se ubicaba, tal como muestran los restos arqueológicos conservados, en los límites iniciales de la actual “Cuesta dela Parroquia”. Conocemos también que el espacio que ocupó la plaza tenía una extensión aproximada a la que abarca actualmente la calle Graneros, en su frontera Oeste, y el patio de la actual Biblioteca Municipal en la latitud Este. La situación de deterioro que presentaba el suelo del recinto a finales del siglo XVI lo recoge una de las actas capitulares de la época: 

En este Cabildo los regidores trataron  que la Plaza de la Villa esta para repararla, tiene muchos hoyos y cuando llueve se hace mucho barro de manera que no se puede andar por ella, conviene que la dicha plaza se repare y se le eche un suelo de arena y cal….[3] 

Son numerosos los datos que revelan obras y reparaciones en la estructura de la denominada Puerta Real, también conocida como Puerta dela Plazao Puerta del Mercado: 

Descárguensele más trescientos maravedí que pagó a Alonso de Cañete y otros tres por quitar la piedras que estaban en la puerta del Mercado, su fecha diez de marzo de mil quinientos ochenta y cuatro[4] 

Descárguensele más trescientos setenta y seis maravedíes que parece gastó en ladrillos y en el empedrado que hizo en la puerta del Mercado que está en la plaza de la villa, mostró libranza[5].

 Es importante resaltar que en algunos apuntes del siglo XVI se le adjudicaba la denominación de Placilla Vieja, indicándonos que existía ya otro emplazamiento o plaza más moderna o nueva. Sin duda, y tal como probaremos cuando tratemos sobrela Plazadela Coronada, fue ésta, cuyos orígenes podemos situar en las postrimerías del siglo XV, la que acogió la función de mercado artesanal que existió, con anterioridad, enla Plaza Mayoro Vieja. Así se desprende de un apunte referido a la devoción que profesaban los vecinos de Aguilar ala Virgendela Coronadadurante la primera mitad del siglo XVI, recogido por Franco y Areco en su Memorial: 

En su centro estaba la ermita de la Señora, y sería de ver lo que contribuiría a la pública devoción el gran número de artesanos y oficiales que con sus tiendas abiertas al público moraban en ella, como puede instruirse el curioso del padrón del año de 1531 que está sirviendo de forro al registro de escrituras que hizo el escribano Tomás de Nájera….[6]. 

Aún así,la Plaza Viejao Mayor, mantuvo su predominio territorial sobre la dela Coronadadurante mucho tiempo. El adorno y limpieza de la misma para la procesión anual del Corpus, la señalan como el eje principal por donde transitaba la comitiva: 

Descárguensele más doscientos y cuarenta maravedí que gastó en barrer y limpiar los rincones de la plaza de esta villa y la calle que va a la iglesia mayor por donde pasa el Santísimo Sacramento, su fecha treinta y uno de junio de mil quinientos ochenta y cuatro[7].    

   Además de la importancia logística, histórica, y comercial, la presencia dela Saladel Concejo (antiguo Ayuntamiento), le confirió una prerrogativa  jurisdiccional que justifica la colocación en la misma del escudo heráldico dela Casa  de Aguilar. En 1626 se instaló el del Marqués de Priego, tras haber sido reformado al habérsele incorporado el Toisón de oro: 

Me dio por descargo 68 reales que por libranza de la dicha Justicia y Regimiento en fecha de nueve días de agosto del año pasado de 1627, se acordó en cabildo de seis de junio de dicho año, pagó a Juan Martín, dorador, los 62 reales por hacer dorar las armas del Toisón de oro, en la plaza de esta villa, cuando su Majestad hizo merced[8].   

Probablemente el Consejo de Regidores tuvo asiento en este lugar por tratarse del más público e importante de la villa. Conocemos que durante las primeras décadas del siglo XVII celebraba sus sesiones en un local provisional que arrendaban al Marqués de Priego: 

Así mismo apreció Juan de Morales y pidió que se le de libranza de los ciento cuarenta y siete reales y ciento treinta y dos que pagó del alquiler de la tienda de la plaza donde se hace la Audiencia de cuatro años, a razón de tres ducados cada uno que cumplieron el día de San Juan[9].    

  

La investigación nos ha deparado el hallazgo del dato que acredita que la primera Sala del Cabildo (Ayuntamiento), que se levantó en este lugar, se realizó en torno a 1637: 

En este Cabildo acordaron que se le de poder a el dicho regidor Rodríguez de Toledo para que valla a la ciudad de Montilla y con los contadores de su Excelencia el Marqués Duque mi señor o con quien para ello fuere parte y tratare de comprar a los susodichos dos tiendas que su Excelencia tiene en la plaza de esta villa para en ellas hacer una audiencia para este Cabildo y consejo, y por lo que aceptare y asentare pueda obligar este Consejo y sus Propios a la paga de ello al contado y al fiado o como pareciere y para ello cuales quiera escritura…[10]    

La plaza conservó durante los siglos XVII y XVIII su carácter de escenario y marco privilegiado para la celebración de las fiestas más importantes que acontecían en la población, entre las que se citan la noche de San Juan y la procesión del Corpus. El emplazamiento y entorno de la plaza permitía la celebración de festejos con espectáculos taurinos en este lugar: 

Más dio por descargo diez y seis reales que por libranza del regimiento y justicia, se acordó, en veinte y siete de julio del año pasado de 1627, se gastaron en aderezar la plaza para la fiesta que se hizo el día de San Juan. 

Se dio por descargo doscientos sesenta reales de aderezar el paredón y pozos de la plaza para cuando pasó la procesión del Santísimo[11]. 

En es te Cabildo se acordó que se le pague a Juan Fernández, regidor, y a otros compañeros suyos trece reales de cincuenta y cinco cargas de arena que se trajeron para echar en la plaza el día el regocijo de toros y carrera que se hizo = y a otros mozos dos reales de traer las vigas que se trajeron para tapar las puertas de la plaza y otros dos de echar agua en la plaza[12].      

 Debemos constatar que a partir de una fecha cercana al siglo XV, el recinto de la plaza abarcaba también al paraje exterior dela Puerta Real, en el que se incluía parte de las actuales calles Virgen del Soterraño y Arrabal. Una referencia documental, fechada en el primer tercio del siglo XVII, la sitúa junto al edificio del antiguo Pósito: 

Sepan cuanta esta carta vieren como yo el corregidor Pedro Gutiérrez de Guevara, vecino que soy de esta villa de Aguilar, digo que por cuantos días de la data de esta carta (….) paso de Francisco Gómez Valencia vecino de esta dicha villa unas casas en esta villa en el sitio que llaman de la placilla Vieja, linde con la muralla del pósito viejo y las casas de Juan Pérez Zamorano y sus herederos….[13].    

 Al recinto exterior de la plaza se le denominaba como Plazuela del Mercado o del Peso. Estas nomenclaturas se utilizaban ya en el  XVI: 

Descárguensele más trescientos y veinte y tres maravedí que pagó a Pedro López Trenas porque barrió y limpió la plazoleta del Peso, mostró libranza del alcalde, su fecha cuatro de agosto de mil quinientos ochenta y cuatro[14]. 

  Así aparece nombrada también, casi dos siglos después, en las numerosas referencias que sobre la misma registra el Catastro de Ensenada. 

….un solar en la calle Cerrillo de esta villa que sirve de jardín y para criar aves y consta de dos celemines de tierra, confronta con casa de Juan de Morales vecino de ella, por una parte y por la otra hace esquina a la plazuela del Peso[15] 

Aunque las noticias documentales la describen como un único espacio geográfico, debemos entender que hasta los años finales del siglo XVIII, en los que se produjo el derribo de la muralla y el arco del Mercado, realmente existieron dos recintos distintos en la plaza: el más primitivo correspondía al situado en el interior dela Puerta Real; y el más “moderno”  al del exterior de dicha puerta, que lindaba con la muralla. En ambos espacios se enclavaban los puestos donde se comerciaban todo tipo de géneros, incluidos los alimenticios: 

….por arrendamiento de una tienda en la plaza para pesar tocino, pescado y otras cosas, linde con tienda que tiene Alonso Muñoz, guarda, y tienda del Marqués de Priego que es la que tiene de presente…[16].         

 En el padrón de habitantes de 1651 -el más antiguo de los conservados en el Archivo Municipal-, se le otorga el nombre conciso de Plaza, registrándose como vecinos de la misma tan sólo tres personas: Pedro de Gálvez; Francisco Domínguez de Contreras; y Lucas García Germán[17]. Estos mismos aparecen en el padrón del año siguiente, a partir del cual, bien por falta de vecinos o por que éstos se inscribieron en algunas de las calles colindantes, no vuelve a aparecer dicha nomenclatura en este tipo de documentación durante la segunda mitad del siglo XVII y todo el XVIII. En el transcurso del primer tercio del último siglo citado se produjo una significativa transformación del entorno urbano de la plaza a causa de las importantes obras que tuvieron lugar como consecuencia de la renovación y ampliación de algunos de los edificios públicos que la integraban. En 1724 se realizaron trabajos que afectaron principalmente al arco de entrada a la plaza: 

….se le manda abonar por los gastos de las obras que se hizo en la plaza y arco de la entrada a ella[18]. 

Esta actuación pudo ser del precedente más inmediato de un proyecto de obras de mayor envergadura que se acometió un año después, cuando se acordó construir las nuevas Casas Capitulares, y ampliar el Pósito. La justificación de este proyecto y la solicitud para la autorización del Marqués de Priego, se recoge en un escrito fechado en agosto de 1725: 

….A cuya representación sus mercedes de un acuerdo se dijo que en atención a que es muy preciso el hacer nuevas casas Capitulares por lo que se contenía en la propuesta que su merced ha hecho, y porque el Posito de esta villa se haya con mucho más grano que en los años anteriores y no caben todos los que se han de reintegrar en este presente año, si no es añadiendo graneros que no se hayan en esta villa, y estar las dichas casas de Cabildo inmediatas a dicho Posito, y se le puede dar aumento, a mucha menor costa que si se fabricase un granero nuevo, de que se le sigue notorio beneficio al dicho Posito, se hagan nuevas casas de Cabildo en el sitio de la Plaza que hay desde la Picota a la Cárcel, la que con dicha nueva obra quedará más reparada, y así lo acordaron[19] 

Un año después se recibe el beneplácito del Marqués para levantarla Casadel Cabildo y la ampliación de las paneras del Pósito, permitiendo para tal fin el derribo y aprovechamiento de las piedras de cantería de las dos torres del Arco de las Imágenes: 

Don Nicolás de Córdoba y de la Cerda Marqués de Priego y Duque de Medinaceli, de Feria, Segorve, Cardona, y Gentil hombre de la Cámara de su Majestad. 

Por cuento el Consejo, Justicia y Regimiento de mi villa de Aguilar, me representó en su carta de veinte y nueve de agosto del año próximo pasado, la necesidad y precisión que tenía de hacer, y fabricar Casas Capitulares para celebrar sus Cabildos, y así mismo de dilatar las paneras de su Posito, para el aumento de sus granos, y la cortedad de ellas, suplicándome juntamente fuese servido de hacerlas gracia de la piedra que necesitaría para dicha fábrica, la que a su costa desmontaría de los dos torreones de mi casa castillo en dicha villa que amenazan ruina, y están inmediatos a la carnicería. Tengo por bien en atención a lo justificado de la expresada instancia, y por ser la dicha fábrica tan útil y de mayor decencia de la referida mi villa, de condescender con ella. Y de presente doy y hago mandato? De toda la piedra de los dichos torreones que necesitare, siendo de su cargo y cuenta satisfacer todo el coste que pueda tener el derribo de la piedra que tomare. Y mandó a los contadores mayores de dicha mi villa de Aguilar, no impidan ni embarguen el puntual cumplimiento de esta gracia, no permitiendo que la referida piedra sea para otro algún fin…[20].     

 La construcción del Ayuntamiento supuso un enriquecimiento arquitectónico del entorno de la plaza. No corrió la misma suerte la conservación del conjunto amurallado de la fortaleza, ya que estas obras avalaron otras actuaciones de derribo en los lienzos de murallas y torres. Pasado el tiempo, estos hechos provocarían la pérdida del elemento patrimonial civil más importante del pueblo, el Castillo de Luna, al ser desmontados sus torreones y muros para reutilizar los sillares en la construcción de otros edificios civiles y religiosos.

La importancia urbana de este emplazamiento -en los siglos referidos-, se pone de relieve en las obras de reparación que se realizaban periódicamente en su calzada. Una de las más importantes del siglo XVIII tuvo lugar en 1753 con el empiedro del entorno de la plaza: 

 Memorial jurado que yo Sebastián de Vida Capote, mayordomo de Propios del Consejo, doy de los gastos que dicho consejo tubo en los empiedro que se hicieron en el año próximo pasado de mil setecientos cincuenta y tres, el uno desde la Picota de la plaza hasta el arco que sube a la iglesia mayor[21] 

El dato revela la existencia de un elemento determinante de las nomenclaturas populares que ostentó durante el periodo Medieval. Se trata del balaustre o columna de piedra -denominada Picota-, que servía para el ajusticiamiento de los reos condenados a muerte. De este aparato represivo derivó que, en numerosos documentos, se le cite también como Plaza dela Picota.Lapresencia del dispositivo de tortura obedecía a ser este el lugar más público de la población y a su cercanía conla Cárcel, situada en esta misma localización, en un solar elevado junto a las Carnicerías. Para acceder desde la plaza a estos dos edificios existía un pequeño trayecto en rampa que salvaba dicho desnivel: 

Sebastián de Vida Capote mayordomo de los Propios del Consejo paga a Francisco del Pino diez reales y veinte maravedí por haber limpiado con una bestia la subida de la Cárcel, para que los panaderos se pongan en dicho sitio ha vender pan[22].   

El Catastro de Ensenada detalla los tres edificios públicos que aún permanecían en pié a mediados del siglo XVIII dentro del marco geográfico del interior de la plaza: 

                                                         PLAZA MAYOR 

. El Consejo de esta Villa tiene una Casa Cárcel en la plaza pública de ella, que confronta por ambas partes con las murallas del Castillo, se compone de alto y bajo, tiene treinta y dos varas de frente y diez de fondo. 

. Otra Casa Carnicería en dicha Plaza que confronta con dicha muralla por una parte y por la otra con los Graneros del Exmo Duque de Medinaceli, se compone de solo bajo y dos salas, tiene de frente diez y ocho varas y ocho de fondo. 

. Otra casa en dicha Plaza , que confronta con la dicha muralla por una parte , y por la otra que sirve de puerta a la Plaza, se compone de alto que sirve de Sala Capitular y de bajo que sirve de Pósito, tiene diez varas de frente y trece de fondo[23].    

Durante la última década del citado siglo se produjo el derribo dela Puerta Realpara abrir la subida directa a la iglesia, provocando la unión territorial de los dos espacios que constituían la antigua plaza -el interior y exterior de la puerta derribada-. Justo en el año 1800  se data una referencia al sitio que liberó el derribo de la muralla y Puerta Real con el nombre de Plaza dela Verdura, designación popular que se le otorgó en esos tiempos: 

En la villa de Aguilar a veinte y dos días del mes de agosto del año de mil ochocientos,  ante el escribano público de número y mayor de este Ayuntamiento, con los testigos que se numerarán, pareció José Iberos Noguera, vecino de esta villa, a quién doy fe conozco y otorgo, que recibía y recibió en arrendamiento del Consejo de ella, y en nombre de Juan Fernández Carrillo su mayordomo depositario, las casas y oficinas donde existe el peso de la harina, sita en la plaza de la verdura de esta villa, que confina con dicha oficina almotacén de pesos y medidas, perteneciente a la hacienda de su Excelencia y hacen esquina al cuartel general, la que confina con las pescaderías[24]. 

A partir de las primeras décadas del siglo XIX, y tras haber quedado definida la plaza en sus límites actuales, se incorporó su nomenclatura, como una calle más, a los padrones de habitantes. El de 1821 revela el número de casas existentes y la utilidad comercial que aún conservaban éstas[25].

                                               PLAZA VIEJA

 

NÚMERO DE LA CASA TIPO DE COMERCIO
Nº 1 Cuatro vecinos, un puesto de licores y una zapatería
Nº 2 Una tienda
Nº 3 La posada
Nº 4 La carnicería
Nº 5 Talabartero
Nº 6 Herrería

 

                            AMA. Padrón de Habitantes 1821. Leg. 210. elaboración Propia

 

Para ese tiempo se había concluido ya la construcción de la nueva plaza en el cerro dela Silera,  y aún así,la Plaza Vieja, del Peso, o dela Verdura, siguió acogiendo el mercado de frutas y hortalizas durante muchos años más, al haberse negado los hortelanos a trasladar sus puestos ala PlazaNuevade San José, por considerarla lejana y de difícil acceso para los ciudadanos.

No es aventurado suponer que el traslado del Mercado y Casas Consistoriales a la nueva plaza repercutió negativamente en la importancia urbana que hasta ese tiempo tuvo la zona dela Placilla Vieja, por su cercanía al mercado de abastos. Esta circunstancia podría justificar un hipotético despoblamiento del lugar durante la segunda mitad del siglo XIX, significado con la desaparición de su nomenclatura de la mayoría de los padrones de habitantes de esos años. Otra hipótesis sería la de que sus  vecinos se incluyeron en las nóminas de calles colindantes comola Cuestade Jesús o calle Arrabal.

Existen algunos padrones en los que, de forma intermitente, sí aparece registrada. Podemos citar, por ejemplo, el de 1859, en el que mantenía el mismo número de edificios que en años anteriores, y conservaba los caracteres comerciales de antaño, al permanecer abiertos establecimientos como la posada, herrería, etc. Quizás el dato más destacable sea el referente al denominado “Almacén de Maderas”, en el que se contabilizaron viviendo hasta un total de siete familias. Aunque el apunte no detalla de qué edificio se trataba, intuimos que pudo corresponder al antiguo Cuartel o a algún molino de la zona:

 

NÚMERO DE CASA VECINO OFICIO
Nº 1 Francisco Jiménez Albañil
Nº 2 Cerrada  
Nº 3 Antonio Romero Posadero
Nº 4 Francisco Prieto Tendero
Nº 5 Dolores Ruiz Viuda
Nº 6 Andrés Muñoz Albañil
Nº 7 Francisco Borja Galisteo Herrero
S/N   almacén de Madera  

                        AMA. Padrón de Habitantes 1859. Leg. 220. Elaboración Propia

Se realizó en 1865 un empiedro de la plaza con el que se pavimentó una superficie de setenta y dos varas, con un precio de tres reales y medio la vara, por lo que el coste total de las obras ascendió a doscientos cincuenta y dos reales[26].  

A partir de 1901 se mantiene en el padrón de habitantes de forma regular la referencia a este espacio urbano con la nomenclatura de Placilla Vieja. Así sucedió hasta 1930, año en el que se promovió una variación del nombre con la idea de sustituirlo por el de Plaza de José Estrada y Estrada. La iniciativa partió del matrimonio formado por José Carrillo Carmona y Asunción Aparicio Carrillo, avalando su propuesta por haber alcanzado dicho personaje la dignidad de ministro de Gracia y Justicia[27]. No podemos acreditar que dicho acuerdo se hiciese efectivo, ya que en las referencias documentales posteriores aparece sólo como Plaza o Placilla Vieja.

 En 1937, coincidiendo con la Guerra Civil, se le asignó el nombre de General Mola, en honor al militar golpista que había fallecido en un “accidente aéreo”[28]. Dicha nomenclatura la mantuvo durante los cuatro lustros que duró el régimen dictatorial de Franco. En varias décadas de ese periodo acogió dos populares establecimientos: la tienda de “Manolito” y la taberna de “Pascualillo”, propiedad de los hermanos Manuel y Antonio Luque Alhama. El 25 de mayo de 1979, tras la instauración de los Ayuntamientos democráticos, se tomó el acuerdo de reponerle su antiguo nombre de Placilla Vieja, que mantiene en la actualidad[29].

                                         NOMENCLATURAS 

 PLACILLA VIEJA: responde a la nomenclatura más primitiva que hemos documentado de este lugar, y que, finalmente, ha prevalecido. Han existido otros nombres que de manera popular lo han identificado en relación a la utilidad o fin que ha tenido a lo largo de los siglos. En ellas incidió también el que acogiese, desde muy antiguo, algunos de los edificios públicos de la población. Así se aprecia, por ejemplo, cuando aparece documentada como: Plazuela del Mercado; Plaza dela Picota; Plaza dela Cárcel Vieja;  Plaza del Peso; Plaza dela Verdura; etc.   

JOSE ESTRADA ESTRADA: los datos biográficos se recogen el epígrafe de la calle que actualmente ostenta dicha nomenclatura en la barriada del Cerro Crespo 

GENERAL EMILIO MOLA: nació en Placetes, Cuba, 1887. Murió en Castil de Peones, Burgos. Militar español que fue destinado a Marruecos entre los años 1909 y 1930, donde alcanzó el grado de general. Durantela República, Mola es encarcelado y separado del servicio activo tras asociarse a la sublevación del general Sanjurjo en 1932, pasando a la segunda reserva. En 1933 es amnistiado y regresa al ejército, colaborando en el Estado Mayor con Franco y otros. En 1935 accede al mando dela Comandancia Militarde Melilla, y posteriormente es nombrado Jefe Superior de las Fuerzas de Marruecos.  Preparó con Franco y Sanjurjo la rebelión militar de 1936.  Su pensamiento con respecto al golpe se resume en una sola frase pronunciada al inicio de la contienda: 

Hay que sembrar el terror……hay que dejar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensan como nosotros[30]   

Antonio Maestre Ballesteros            


[1] APS. Libro de Visitas Pastorales 1554 – 1580. S/C.

[2] FRANCO Y ARECO, J de D. Museo Genealógico…, p. 19.

[3] AMA. Acta Capitular 27 febrero 1594, Leg. 83.

[4] Ibidem.

[5] Ibid.

[6] AMA. Acta Capitular 27 febrero 1594, Leg. 83.

[7] AMA. Cuentas de Propios 1582 – 1600, Leg. 373.

[8] AMA. Actas Capitulares 1627, Leg. 87. 

[9] Ibidem. 20 diciembre 1638, Leg. 89.

[10] Ibidem. 16 abril 1637, Leg. 89.

[11] Ibidem. 1627, Leg. 87.

[12] Ibid. 20 junio 1627, Leg. 82.

[13] AHPC. Oficio 1, Francisco Herrera, año 1632. Sig. 6060.

[14] AMA. Cuentas de Propios 1582 – 1601, Leg. 373.

[15] AMA. Catastro de Ensenada – seglares, Leg. 395.

[16] AHPC. Oficio 1, Fernando Herrera, 1612. Sig. 6046.

[17] AMA. Padrón de Habitantes 1651, Leg. 208.

[18] AMA. Cuentas de Propios 1724, Leg. 379.

[19] AMA. Acta Capitular 27 agosto 1725, Leg. 104.

[20] Ibidem. 10 marzo 1726.

[21] AMA. Cuentas de Propios 1753, Leg. 381.

[22] Ibidem. 1756, Leg. 382.

[23] AMA. Catastro de Ensenada – seglares, Leg. 397.

[24] AMA. Escritura de Arrendamiento de Propios año 1800, Leg. 391.

[25] AMA. Padrón de Habitantes 1821, Leg. 210.

[26] AMA. Cuentas de Propios 1865, Leg. 1480.

[27] AMA. Acta Capitular 25 septiembre 1930, leg. 146.

[28] Ibidem. 12 junio 1937, Leg. 147.

[29] Ibidem. 25 mayo 1979, Leg. 151.

[30] http://es.wikipedia.org/wiki/Emilio_Mola.