Puntual con la hora establecida, a las 9 en punto de la mañana de ayer domingo, y tras cortar la cinta protocolaria el presidente del Club y la concejala de Deportes, partía desde el recinto ferial la colorista y nutrida caravana de ciclistas participantes en la Ruta de la Vendimia, actividad que, fiel a su cita con el mes de septiembre, se ha celebrado en su decimosexta edición con la participación de un centenar de bicicletas.

Tras recorrer las principales calles de la población, y envueltos ya en el ambiente festivo que caracteriza a esta prueba, se inició el rodar por los caminos atacando varios accensos y transitando por uno de los pocos parajes donde aún predomina el cultivo de la vid, “Los Llanos del Rincón”, prosiguiendo posteriormente por las tierras del Perezón y los Moriles Altos, para bajar hasta la antigua fuente o pilón de origen romano de la Navas del Selpillar, donde se ofreció el avituallamiento del bocadillo.

En un ambiente de camaradería, y cobijados bajo las frondosas sombras de los centenarios álamos de la antigua estación de las Navas, se consumió el merecido descanso, y se partió seguidamente por la Vía Verde en dirección al camino del Molino Viejo, por el que se regresó a las tierras de Aguilar cruzando el puente de “La Limosna” hasta alcanzar la laguna del Rincón, donde se realizó un nuevo descanso y avituallamiento, recuperando energías para acometer el último y más exigente tramo de la ruta, como constituye la subida desde la laguna hasta el cerro de las Albarizas.

Tras la prueba competitiva de la subida, se reagrupó el grupo para entrar en las calles del pueblo, y recorrer éstas hasta alcanzar de nuevo el recinto ferial donde se puso fin a la marcha. Tras la ducha preceptiva, se inició en la casta de la Peña del Córdoba la convivencia entre los participantes, socios del club, y familiares, que degustaron una colosal paella con sus tapas y bebidas correspondientes. Durante estos momentos de esparcimiento se procedió a la entrega de los premios y agradecimientos. Recibieron premios el primer clasificado en la subida a las Albarizas, el ciclista de mayor edad, y el más joven, el grupo o club más numeroso, que correspondió al de Palma del Río, y a la mujer participante.

El Club Ciclista Aguilarense aprovechó también la ocasión para hacer un reconocimiento público a Protección Civil, a cuyo presidente se le entregó una placa de recuerdo y agradeciendo por los desinteresados servicios que presta al Club en todas las actividades que organiza. La fiesta se prolongó hasta bien entrada la tarde en un gran ambiente festivo y alegre, con la satisfacción de todos por haber hecho realidad un año más este significativo evento deportivo.