Desde Izquierda Unida hemos saludado la campaña de apoyo al comercio local ya que en ella se materializa la propuesta que hicimos hace meses al Equipo de Gobierno, convencidos de lo prioritario que es para Aguilar el desarrollo y fomento de este sector vital de nuestra economía.

Menos plausible nos parece el déficit de participación con que se ha programado, negando la colaboración de los demás Grupos Municipales, a la mayoría de los comerciantes, y a la propia Asociación de Empresarios de Aguilar, convirtiéndose la concejalía de Fomento en la única garante de las actividades propuestas, lo que sin duda conlleva un claro perjuicio para la propia campaña , al limitarla de ideas e iniciativas que podrían haberla enriquecido considerablemente.

La actitud del concejal ha impedido el que se rentabilizase mucho más la inversión de 14.000 euros que va a tener de coste la misma, cantidad que alcanzaba perfectamente para sufragar proyectos de mayor enjundia promocional, dentro y fuera de la localidad, con iniciativas de impulso permanente del comercio y proyectos con incidencia en el fomento del asociacionismo del sector, etc.

Poca repercusión va a tener los objetivos planteados en esta campaña para afianzar el comercio como sector económico estratégico de la localidad. No se puede basar una campaña de estas características sólo en el reclamo publicitario, dejando al margen de la misma a la mayoría de los sectores comerciales de la localidad. No es válida una campaña que renuncia de antemano a proyectar actividades de promoción fuera de la frontera local.

Para IU es decepcionante que el concejal no haya tenido en cuenta ninguna de las 11 propuestas que presentamos a la alcaldía. Propuestas tan interesantes como la creación de un Portal de Comercio Digital de Aguilar, la creación de la Muestra de Dulces, Repostería y Confituras de Aguilar, o la Feria bianual del Comercio y el Turismo local, así como otras similares.

Invertir 14.000 euros en carteles, bolsas, y rascas, es dilapidar recursos municipales sin rentabilizarlos todo los posible. Que duda cabe que sí se podría haber hecho una campaña más efectiva, con mayor repercusión fuera de Aguilar, aglutinando a todos los sectores comerciales, etc, si esta actividad no hubiese estado coartada por la limitada creatividad del un concejal que, con su actitud, nos ha ofrecido una lección magistral de prepotencia política.

Antonio Maestre Ballesteros