Con la Ruta del Califato como temática, la iglesia de los Desamparados acoge desde la noche de ayer miércoles, una exposición del joven artista aguilarense, Antonio Quintero Molina, que permanecerá abierta hasta el próximo día 12, en horario de 19 a 21 horas.

Los blancos muros del monumental edificio constituyen el espacio perfecto para una muestra en la que, bajo el prisma estético del artífice de las obras, se nos muestre la personal visión de un espacio geográfico que se inicia en la capital cordobesa y transita, por campiñas y sierras, para concluir junto al monumento nazarí de la Alhambra, en la Granada lorquiana.

Castillo, torreones, campos, ríos, arroyos y arboledas, constituyen el epicentro de la materia reflejada por Antonio en su obra, siempre jugando con los tres colores vértices de su paleta: blanco, negro y ocre, con los que plasma la realidad contemplada alcanzando una belleza singular y sublime en cada cuadro. El propio tiempo en el que se ha realizado el conjunto de la obra expuesta, medio centenar de cuadros, deja entrever una evolución en el artista, que apunta la excelencia que va acaudalando su trabajo.

Antonio Quintero es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla y comparte su labor docente como profesor de Instituto, con la de la pintura. A pesar de su juventud, cuenta ya con una extensa producción que ha sido mostrada en cuatro exposiciones. Antonio es, además, heredero de una saga de artistas locales que han prolongado y mantenido la pasión por la pintura en nuestro pueblo.

La inauguración de la muestra contó con númeroso público y autoridades que admiraron complacientes la belleza y maestría que presenta la obra expuesta, digna de ser contemplada por cuantos sientan interés por el arte , o simplemente, por quienes quieran descubrir algunas perspectivas de Aguilar, bellas, inéditas,  e insólitas.