Autor: Antonio Maestre Ballesteros 

Romanos en la Semana Santa de Aguilar durante la primera mitad del siglo XX

El acompañamiento musical en las procesiones de la Semana Santa de Aguilar se puede remontar a los orígenes y aparición de las primeras cofradías penitenciales en los años centrales del siglo XVI. Existen documentos que prueban que ya en ese siglo, y sobre todo en el XVII, los gastos ocasionados por la salida procesional abarcaban el pago de alguna trompeta y tambor, que acompañaban a la cofradía con la misión de anunciar su paso por las calles, elementos éstos que, sin duda, constituyen los antecedentes más remotos de las actuales bandas de cornetas y tambores.

Ya en el siglo XVI se cita en los legajos antiguos que Jesús Nazareno se acompañaba de una escolta o guardia denominada “Sayones”, cuyas indumentarias imitaban las ropas propias de las soldadescas romanas, remitiéndonos claramente al comienzo de la tradición en el acompañamiento de imperios o centurias tras el paso de Jesús. Por lo que conocemos, los Sayones no portaban instrumentos musicales, y sí otros elementos propios de la simulación como eran, lanzas o escudos. Posiblemente la introducción de la música en estas corporaciones se ejecutase ya en los siglos XVIII y XIX.

Es conocido también que en la erección de la cofradía de Jesús Caído en el año 1876, ésta se vinculó con una centuria romana, obligándose todos los hermanos a vestir durante la procesión dicha indumentaria y su correspondiente rostrillo. Esta nueva institución de romanos si contaría ya, probablemente, con una sección de tambores y trompetas, tradición que se mantuvo hasta los años sesenta del siglo XX, en el que la cofradía cambió el traje de romano por el hábito penitencial actual, de túnica morada y capa azul.

En el caso de la cofradía nazarena, y ya en el trascurso del siglo XX, a propuesta del Teniente de Hermano Mayor, Juan de Dios Carmona Barbudo, se instituyó una banda propia, cuyos componentes vestían de romanos. Corría el año 1934 cuandos e tomó dicho acuerdo, pero no sería hasta el Viernes Santo de 1935, cuando este Imperio acompañase por primera vez al Nazareno de Aguilar en la mañana de un Viernes Santo del siglo XX. . El traje que lucieron estos primeros romanos nazarenos se conformó con túnica o saya blanca y mantolín cruzado morado, con los aditamentos propios de los cascos y las botas características.

Esta primera centuria se mantuvo activa hasta el año 1954, fecha en la que, coincidiendo con la dimisión del hermano mayor, Luis Aragón, quedó disuelta, aunque sólo hasta el año 1956, fecha en la que se reactivada nuevamente por Manuel Llamas Luque, que ocupaba el cargo de secretario de la cofradía. Durante esta década sufrió varios altibajos, hasta que, a mediados de los años Sesenta, fue reorganizada nuevamente, estando ya Manuel Llamas de hermano mayor de la cofradía.

En el año 1962 se modificó y adquirió un nuevo traje para los romanos del Nazareno, que se estrenaría en la Semana Santa de 1963. Las nuevas ropas se componían de los atuendos antiguos, más una capa de color blanco, sustituyéndose los plumeros de los cascos por modernos cepillos de cerdas. Fue la década de los años Sesenta prolífica en la creación de imperios o bandas de romanos en Aguilar, ya que, además de la cofradía nazarena, contarían con banda propia de romanos las de Jesús de la Humildad, y la del Cristo del Salud, aunque todas ellas desaparecieron pocos años después.

A través de los documentos gráficos que mostramos en este artículo podemos visualizar, en blanco y negro, como fueron aquellas primeras indumentarias romanas Nazarenas. Las primeras fotografías se puede fechar a mediados de la década de 1950, y en ellas se muestra el traje que lucían los romanos de Jesús en esa época, que debió ser muy similar al originario con que se dotó el Imperio cuando se fundó en el año 1935.

Otra fotografía nos muestra un momento del desfile de los romanos de Jesús Nazareno por el Llano Bajo, en una mañana de Viernes Santo de mediados de la década de 1950, cuando éstos aún vestían el traje antiguo, como lo demuestra el que los cascos llevasen el plumero que fue sustituido en la década de los Sesenta por el cepillo de cerdas.

También contamos con fotografías, fechadas a mediados de la década de los Sesenta, en la que se nos muestra a un joven romano (Francisco González) perteneciente al Imperio Romano con que contó en esos años la cofradía del Señor de la Humildad, y también a los romanos del Humilde precediendo al estandarte d ela cofradía en una Visita del Jueves Santo. Se aprecia claraemnte que la indumentaria de estos romanos, con capa oscura, es mucho más humildes que la de los romanos del Nazareno..