Desde la fundación de su cofradía en el año 1925, la imagen de Jesús Resucitado que tallara el valenciano Pío Mollar, pone el broche de oro a la Semana Santa de Aguilar, en una procesión alegre y colorida, a la que concurren las representaciones de todas las cofradías de penitencia.

Esta bella fotografía, fechada en las décadas centrales del pasado siglo XX, nos permite contemplar dicha procesión a su paso por el Llano Bajo, encabezada por el estandarte del Resucitado, que es  seguido por los hermanos mayores de otras cofradías y, sobre el  trono  que tallara el ponteño  Navas Parejo,  El Señor Resucitado y las figuras del Misterio: ángel y dos romanos, que realizó el escultor cordobés, oriundo de Bujalance, Juan Martínez Cerrillo.

Como es apreciable en la foto, el paso o trono  procesionaba con  costaleros, que lo cargaban bajo las enagüillas sobre los dos hombros,  cuadrillas  que eran conformadas por jornaleros a los que se le remuneraba por dicho trabajo.  Según se aprecia parece que es la Banda Municipal de Música la que cierra el cortejo procesional.