A pesar de jugar en casa y con el apoyo condicional de la nutrida y fiel afición que ha consolidado el BM Aguilar en los últimos años, no pudo ser.  La victoria conseguida por ante el Mare Nostrum de Torrevieja por 25–23 no permitió al equipo local  ascender a la Primera Nacional masculina de balonmano. Los jugadores que entrena Pepe Morales, ante lo resultados anteriores,  tenían que ganar por cinco goles para subir y,  al ganar por sólo dos,  acabaron en el tercer lugar. Ahora esperarán las posibles renuncias que haya de otros conjuntos para poder meterse en esta división. Aun así hay que destacar el importante evento deportivo celebrado en el pabellón cubierto de Aguilar durante el fin de semana, que sin duda, crea y genera afición al deporte en general y al balonmano en particular