El desfile de caballos y carruajes con que se inaugura en la actualidad la Feria de Día de Aguilar recuerda  o rememora otros tiempos en los que también se adornaban y lucían estos coches de tracción animal  para pasear las calles del pueblo o asistir al mercado de ganados,  constituyendo una de las  estampas típicas de los días de Feria.

 En la actualidad son  numerosos los carruajes de estas características que recorren el pueblo en las mañanas de los días de Feria. El que mostramos en la fotografía  corresponde a uno de los que salía en los años Cincuenta del pasado siglo, tiempo en el que pasearse en coche de caballos vistiendo el traje de faralaes  constituía un privilegio reservado a las damas de la  élite económica y social del pueblo.