Pocas etapas de la vida acopian recuerdos tan diáfanos e imperecederos como los que generan las vivencias acumuladas en los primeros años escolares. Posiblemente en ese periodo se tracen muchas facetas de la personalidad de cada niño y niña, y posiblemente en ello influya, en gran medida, el Centro escolar en el que se nos forme.

Por eso siempre es agradable poder retrotraernos a ese tiempo vital a través de las fotografías que inmortalizaron dichos momentos, y que sin duda, vigorizan el espíritu y la memoria de todos los que vivieron y compartieron esos hechos ya pasados. Como habrán identificado ya muchos lectores de Aguilar Digital, la instantánea que mostramos nos traslada en el tiempo hasta el año 1999, y nos sitúa en una de las aulas del Colegio Jesús Nazareno, regentado aún por la Comunidad de Padres Oblatos, que lo fundó a principios de la década de 1960.