Los ciudadanos de un estado democrático deben caracterizarse por el respeto y la tolerancia hacia aquellas opciones políticas que no sean las suyas. Por eso, no pueden permitirse estas pintadas que, además de atentar contra una propiedad particular, insultan gravemente a los afiliados y simpatizantes de una de las formaciones políticas sobre las que se asienta nuestra convivencia.