Durante décadas, la organización de la procesión infantil del Niño Jesús de Praga  recaía en la popular y conocida escuela de “Doña Dionisia”,  cuya titular, Dionisia Carmona, implicaba en la celebración a la mayoría de su alumnado, ataviándose muchos de ellos para la ocasión con los trajes típicos “de aldeana”,  propios de aquella época, tal como muestra este nutrido grupo de niñas, fotografiado a principios de la década de 1970.