Hombres y mujeres formaban las cuadrillas que cada año acudían a trabajar en la recolección de las aceitunas, una de las labores agrícolas más duras  y de mayor duración. La última fase de mecanización o modernización agrícola la ha limitado considerablemente. La bará se iniciaba tras la Purísima y se prolongaba hasta mediados del mes de marzo. Gorra y bruza constituía tiempo atrás el uniforme de los braceros del campo mientras las mujeres lucían sus inconfundibles pañuelos en la cabeza.

Esta fotografía que mostramos puede fecharse en torno a los años Sesenta del siglo pasado y representa a una cuadrilla típica de aceituneros de Aguilar.