Han pasado más de treinta años  desde que se tomó esta fotografía. Concretamente fue en los meses finales del año 1980 cuando se trasladaban a Córdoba un nutrido grupo de aguilarenses acompañando a la popular maestra, Dionisia Carmona Espejo, quien tras una prolongada vida de dedicación a la enseñanza recibía el homenaje de sus compañeros. Cuando contaba ya con 83 años de edad, le  fue reconocida su labor por la Federación Provincial de Centros de Enseñanza no Estatal de Córdoba.