Una estela de luz, color, y música,  recorrió ayer  las calles de Aguilar en las horas mágicas en las que sus majestades estuvieron repartiendo regalos e ilusión por nuestro pueblo. Más de diez carrozas, algunas más elaboradas que otras, conformaron el real cortejo  en el que pajes subidos a camellos y servidores de sus Majestades inundaron de juguetes y golosinas las calles y esquinas del pueblo por donde discurrió la comitiva.

Los tres Reyes, encarnados en dos hombres y una mujer, fueron entronizados en sus carrozas radiantes de luz, desde las que saludaron a niños y mayores, anunciándoles que ya estaban aquí para visitar durante la madrugada cada una de las casas del pueblo, en las que repartirían su ilusión y magia  a través de los esperados regalos.

También  acompañaron a los Reyes   la  música navideña que pusieron en vivo,  durante el tiempo que dura la cabalgata, las tres bandas de Aguilar, que vistieron sus mejores  galas para la ocasión: Maestro Valero, Santa Cecilia, y la Banda Municipal de Música, quienes interpretaron en su repertorio los Villancicos más tradicionales y conocidos.

La buena climatología permitió  lucir  las carrozas y ayudó para que miles de personas, niños, mayores y ancianos, se agolparan en calles y plazas para contemplar el gran espectáculo que constituye esta tradición, fiesta que pone punto final a todas  las que suceden durante el periodo navideño.