Las mujeres con los cántaros al cuadril camino de las fuentes públicas  fue una estampa típica de los pueblos  hasta que  mediados del siglo XX, fecha en la que se iniciaron las canalizaciones  de agua potable, que en Aguilar  se trajo de Zóñar.