Un  Robin Hood  de gafas graduadas y coloretes en las mejillas ha llegado esta tarde  hasta el tabernáculo blanco de cal de los Desamparados para convocar con la palabra y a ritmo de cuplés y pasodobles el espíritu de Don Carnal, cuando  los días  de vísperas marcan ya el próximo fin de semana como el tiempo de Carnestolendas

Bajo el tipo, Joaquín Prieto Reina ha convocado y pregonado la Fiesta  rememorando las últimas tres décadas en las que el Carnaval de Aguilar ha vuelto al sitio de privilegio que le corresponde dentro de las Fiestas Mayores del pueblo, por ser la más popular y participativa, como lo demuestra cada año la multitudinaria Cabalgata de la tarde-noche del sábado.

El Robín Hood pregonero ha lanzado sus flechas envenenadas de sentimiento y emoción a los corazones de todos los asistentes ensalzando la memoria y el recuerdo de todos los chirigoteros que comparten ya  la gloria del Carnaval aguilarense. Intercalando la oratoria con el cante  se sumó al grupo de veteranos carnavaleros que le han acompañado en el difícil y privilegiado  trance de dar a conocer  y glorificar la Fiesta grande de la libertad, del colorido, de la música, del ingenio, del arte.

Una larga ovación ha premiado la labor del pregonero, y posteriormente se ha entregado el antifaz de oro que otorga todos los años la Peña Carnavalesca para reconocer la labor personal a favor de la fiesta, distinción que este año  se ha otorgado a título póstumo a  Juan García Pérez, siendo su esposa e hijas quienes han recogido la presea.

El fin de fiesta ha corrido por cuenta de las chirigotas y cuarteto que este año participan en el Carnaval de Aguilar  y en sus actos más destacados como son la Cabalgata, Chocolatá, etc.,