890624_1Julio Anguita siempre lo ha dicho: apoyemos la república, pero tenemos que saber qué república queremos y cómo podemos instaurarla. El ex secretario general del Partido Comunista y ex coordinador general de Izquierda Unida volvió a protagonizar un acto público bajo las siglas del PCE para hablar de un proyecto de país y un modelo de república que “debe garantizar el pan, el trabajo, el techo y la dignidad a todas las personas”. Acompañado por el secretario general del PCE, José Luis Centella, durante el acto, que tuvo lugar en la Ronda del Marrubial, sintetizaron las ideas del documento político titulado La alternativa republicana del PCE y expusieron algunas de las propuestas para lograr, a través de un proceso constituyente cuyo actor principal debe ser la ciudadanía, la proclamación de la III República.

Este texto plantea, además, las líneas políticas y económicas que “solo pueden ponerse en marcha con la participación de los millones de trabajadores golpeados por la crisis y a los que el actual modelo político y económico solo les da desigualdad e incertidumbre”.

El PCE considera de “extrema importancia” dar forma al proyecto de III República ante los movimientos del bipartidismo para blindar el régimen de 1978, siendo la abdicación de Juan Carlos de Borbón y la proclamación de Felipe de Borbón como rey de España el primer paso “en esta estrategia de mantenimiento de un modelo que golpea a la mayoría y sirve a la banca y el Ibex 35″.

 

EDUCACION Y FEDERALISMO El documento político que el PCE somete a la opinión pública propone el establecimiento de una república “que introduzca los valores laicos a través de la educación y el comportamiento ciudadano y que apueste constitucionalmente por la paz”. Asimismo aboga por un estado federal, basado en una constitución que garantice la independencia nacional y ponga la riqueza del estado al servicio del bienestar y la calidad de vida del pueblo. Según su propuesta, la constitución de la III República se fundamentaría en varios ejes temáticos como son los derechos humanos, la democratización de la economía, la democracia participativa, la democracia paritaria, un estado laico, la paz (un objetivo, un derecho y un deber), el protagonismo de la educación pública, gratuita, laica y de calidad, y la investigación, un estado federal que se enmarcará en una Europa federal.