descargaEl arreglo del camino para la visita de Felipe V  a Aguilar

Pensó el rey Felipe V  conocer el país que reinaba y decidió en 1729 trasladarse  hasta Sevilla con su corte para desde allí recorrer toda Andalucía. Durante esta estancia provisional, que duraría cuatro años, realizó distintos desplazamientos por el territorio Andaluz viajando hasta  Cádiz y Granada. En esos viajes se desplazaban todos los cortesanos, los militares de la guardia real y funcionarios de la administración real que realizaban, con anterioridad al paso de tan regia  comitiva, los trabajos necesarios para asegurar que el traslado, el hospedaje y la manutención fueran los adecuados.

Las crónicas cuentan que a finales de mayo de 1730 un ingeniero de carreteras se encuentra en Benamejí supervisando los trabajos de arreglo del camino entre Archidona y Benamejí, preparándolo para el paso de la comitiva real. En virtud de sus atribuciones y  de acuerdo con las Órdenes Reales dictadas al efecto para el desarrollo del viaje, solicita al municipio de Lucena, el de mayores proporciones del recorrido,  la ayuda de personal necesario para efectuar los urgentes trabajos de preparación del camino, cuyo estado ofrecía graves carencias.

La población de Encina Reales, que por aquel entonces pertenecía a Lucena, fue la encargada de facilitar el personal necesario, un plantel compuesto por unas trescientas personas de distintos oficios dotadas de sus correspondientes picos, palas y demás herramientas necesarias. Tras un forcejeo sobre el pago de los jornales generados, que al final fueron  pagados por el Concejo de Lucena, el 2 de junio el camino se encuentra en las condiciones necesarias para el paso de los carruajes de la comitiva.

Los hombres dedicados al arreglo del camino hasta Benamejí tuvieron que continuar su trabajo en el tramo entre Benamejí y Aguila ya que este se encontraba también en muy mal estado. Finalmente el día 5 de junio el camino se encuentra en las condiciones pedidas. La comitiva, que había salido el 6 de junio, pasa el día 7 y el 8 en Benamejí. El 8, día del Corpus, por la tarde salieron de Benamejí con destino hacia Aguilar.. Los gastos de arreglo de los caminos del término que ascendían a 1500 reales y que habían sido abonados por el Concejo de Lucena, finalmente fueron abonados a Lucena por Benamejí, obligado por sentencia del Consejo de Castilla de 1731.

Según los datos aportados por Palma Varo, La llegada de la comitiva real a Aguilar se produjo el día 26 de Agosto, y por circunstancias extraordinarias partió del pueblo el día 27.  Como a los demás pueblos por los que transitó la caravana, y sobre todo, en los que paró la comitiva, la llegada y estancia de los reyes se celebró con grandes fiestas y fastuosos actos, que  conllevaron un importante gasto o coste para las arcas del Cabildo. Lo que supuso para Aguilar lo conocernos en otro capítulo.

Antonio Maestre Ballesteros