ConciertoSobre el origen de la Banda Municipal de Música de Aguilar de la Frontera

La Banda Municipal de Música es sin duda la entidad cultural más longeva de nuestro pueblo, y también una de las instituciones más clásicas y apreciadas. Aunque ya se han revelado en varios artículos monográficos  algunos de los  hitos más destacados de su trayectoria histórica, está aún por completarse el estudio que permita conocer con fiabilidad cual fue su origen y la evolución que ha tenido a lo largo del tiempo.

Por la investigación que vengo realizando sobre esta temática, podemos adelantar que, sin duda, el origen de nuestra banda de música es mucho más remoto de lo que se había aventurado hasta ahora, ya que se había situado éste en las últimas décadas del siglo XIX, y hay datos y noticias que acreditan que con anterioridad a esa fecha ya existía en Aguilar grupos de músicos organizados, que sin duda constituyen el antecedente más arcaico de la Banda Municipal.

Esos orígenes hay que situarlos en el seno de las  unidades cívico militares, que con diferentes nombres y con arreglo a las fluctuaciones políticas propias del periodo, se sucedieron a lo largo de la primera mitad del siglo XIX en Aguilar. Así consta en noticias como  la recogida en la Gaceta de Madrid, que refiere  los solemnes actos celebrados el 16 de marzo de 1825 en  Aguilar de la Frontera con motivo de la bendición de la bandera del Cuerpo de Realistas.

Ese día, y con motivo de la entrega de la bandera a los Realistas de Aguilar, desfilaron por la población el referido cuerpo de voluntarios, acompañados, además, por una compañía de la vecina población de Castro del Río.  Ambos batallones debían estar hermanados ya que al frente del de Aguilar se hallaba el coronel de Infantería Joaquín Jurado Valdelomar, de ascendencia castreña.

Según la noticia de la prensa, la compañía de Aguilar se componía de 70 granaderos con su música, y la de Castro del Río de 50, acompañados también por una sección  musical:

“Una compañía  de 70 granaderos  realistas con su música lucida, y  otros 50 de la misma clase con la suya, que vinieron de Castro del Río, maniobraron con la disciplina más exacta que puede tener cualquiera otro cuerpo del  ejército;  y a todos se sirvió después un espléndido rancho. La unión y alegría reinó en todos los actos, resonando sin interrupción los Vivas al Rey Absoluto, a la Religión y al Cuerpo. Estuvieron todo el día las calles con colgaduras, hubo repiques de campanas, y por la noche iluminación general, sin que ocurriese el más mínimo disgusto que turbase función tan plausible”.

Los datos que sobre estos actos se conservan en el Archivo Municipal de Aguilar precisan con más detalle cómo trascurrió dicha jornada, además de verificar la presencia de la música en ellos.

Otros datos extraídos de la correspondencia municipal de la misma época, acreditan qué instrumentos  fueron adquiridos para dotar a los músicos  de las compañías militares locales, siendo costeados éstos  por el Ayuntamiento,  lo que acredita que el origen más remoto de la actual Banda Municipal de Música de Aguilar  se sitúa,, al menos, en  la primeras décadas del siglo Decimonónico.

Antonio Maestre Ballesteros