20150317_164213

La otra Semana Santa

Cualquier valoración objetiva sobre nuestra Semana Santa concluirá con que el número de cofradía e imágenes que procesionan  por las calles de Aguilar del Domingo de Ramos al de Pascua de Resurrección es considerable para una población de 13,300 habitantes. También, que muchas de ellas cuentan con un valor artístico extraordinario al proceder de los mejores talleres granadinos del Barroco Andaluz.

Pero no todas las imágenes pasionistas que reciben culto en los templos de Aguilar son titulares de cofradías ni prosesionan en la Semana Mayor. Existe un reducido número de ellas, concentradas principalmente en el convento e iglesia de las Carmelitas, y en  templos como: iglesia de la Veracruz, Hospital, y Parroquia del Soterraño, que son desconocidas para la mayoría de los ciudadanos.

A través de este pequeño estudio las damos a conocer con la sola intención de constatar su existencia y resaltar el portentoso valor de las mismas, además de aportar algunos datos o curiosidades que envuelven su historia. Iniciamos este  catálogo en la Parroquia Mayor, donde su custodia la primitiva Virgen del la Paz.

PARROOUIA DEL SOTERRAÑO

Virgen de la Paz

En el templo mayor de Aguilar recibe culto, en la primitiva capilla de los clérigos, actual del Beato Nicolás, una dolorosa advocada nuestra Señora de la Paz. Se trata de primera imagen a la que dio culto y con la que se fundó la actual cofradía mariana del Miércoles Santo en el año 1993. Es una talla de candelero, realizada en terracota,  de antigüedad considerable, que permanencia retirada del culto en las atarazanas de la Parroquia hasta que pasó a ser titular de la nueva cofradía. Nada más se conoce de su origen, aunque algunas fuentes señalan, sin documento que lo acredite,  que puede tratarse de un primitivo San Juan reformado  y trasformado en imagen mariana.

El hecho que esté realizada en terracota, en la policromía, y también en los rasgos esti listicos se asemeja muchísimo a la virgen de los Dolores del Hospital, imagen que como conoceremos más adelante está atribuida al taller dieciochesco de las Hermanas Cueto  de Montilla.

IGLESIA DE SAN JOSÉ Y SÁN ROQUE

monja (3)Nazareno de la Sangre.

El templo y cenobio Carmelita custodia el mayor número de imágenes pasionistas que no procesionan en nuestra Semana Santa. Tres portentosas tallas reciben culto en la iglesia, y otras tantas, desconocidas, se custodian en la clausura. En el lateral derecho del crucero del templo se ubica el altar hornacina donde se emplaza un bello Nazareno que responde en sus rasgos estilísticos a una talla de finales del siglo XVII o principios del XVIII, que contiene claros influjos de la estética Barroca granadina. Nada se conoce aún de su autoría.

Su actual advocación la recibe a mediados del siglo XX, cuando un grupo de personas encabezadas por Gonzalo Zurera proyectaron fundar una cofradía para recuperar las desaparecidas figuras bíblicas del apostolado de Aguilar. La única vez que ha salido en procesión el Nazareno de las Carmelitas fue en la noche del Jueves Santo de 1993, y lo hizo como primer paso de la Hermandad de la Veracruz, delante del palio de la Virgen de los Remedios. Esta salida permitió aglutinar la cuadrilla de costaleros que llevarían a costal,  al año siguiente, la nueva imagen del  Cristo del Calvario.

Virgen de los Dolores

Frente al Nazareno, en el mismo crucero del templo, se levanta el altar de la Dolorosa, donde recibe culto una bella imagen que los historiadores adscriben en su cronología al periodo en que se realizó el Nazareno. Aunque se conoce como Virgen de los Dolores, presenta la singularidad de tener las manos unidas, iconografía más propia de la  advocación de la Soledad, y también un acusado giro de la cabeza y mirada baja que le infunde un sello inconfundible con respecto a las demás dolorosas de Aguilar.

Se tiene constancia de haber procesionado tan solo una vez,  y fue en la madrugada del Viernes Santo del año 1944, en la que formó parte del Misterio que se compuso con un San Juan del Carmen en el trono del Cristo de la Expiración. La crónica de aquella noche señala además que por casusa de la lluvia que cayó durante la procesión se mojó considerablemente.

monja (2)Cristo del Retablo

Todo el mundo que repara en el crucificado que corona el retablo mayor de la iglesia de las Carmelitas, coincide en  señalar la sobresaliente calidad artística de esta portentosa imagen, a la que no se le conoce advocación propia, y que posiblemente se realizó a finales del siglo XVII con ocasión de la construcción del retablo, ya que éste está datado en el año 1690. Probablemente desde esa época no se haya movido de este lugar. Existe un dato curioso de su posible autoría, y es el que aporta  Palma Varo en sus apuntes para la Historia de Aguilar, donde recoge que la imagen está firmado por un escultor de nombre Luis Francisco.

CONVENTO DE LAS CARMELITAS

Cristo Crucificado

Existe en el interior de la clausura del convento numerosas imágenes de iconografía pasionista que son totalmente desconocidas, y de las que ni siquiera se tiene documentos gráficos. Aún sí se conoce que existe un crucificado de tamaño natural que quizás pueda haber salido del taller del valenciano José Romero Tena, hipótesis avalada por la reciente documentación de una Santa Teresa salida de este taller que existe en el interior del convento.

Cristo de la Coronación de Espinas

En la clausura se conserva también una imagen de Cristo que se reconoce como el de la Coronación de Espinas. Aunque tampoco se tiene datos sobre su historia, como hipótesis adelantamos que pudiera tratarse de un Cristo de la Humildad que recibía culto en el siglo XVIII en la iglesia del convento de las Coronadas, y del que se conserva varias mandas testamentarias. Cabría pensar que entre las imágenes que pasaron de la desaparecida iglesia del las Coronadas al convento Carmelita estaba este Cristo, que posiblemente sea de papelón y cuente con peluca natural. Nunca  ha salido del convento que se sepa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAIGLESIA DE LA VERCRUZ

Santísimo Cristo de la Columna y Azotes

Recibe culto en un retablo lateral del presbiterio de la iglesia. Sus características estilísticas permiten atribuir su autoría al taller o seguidores del insigne escultor granadino del siglo XVII, Alonso de MeNa. Fue adquirido por la Hermandad de la Veracruz, junto al Ecce-Homo, y procesionó con dicha hermandad en la noche del Jueves Santo, posiblemente hasta el último tercio del siglo XVIII.

Durante la segunda mitad del siglo XX estuvo casi dos décadas en una casa particular del barrio por encontrarse la iglesia de la Veracruz cerrada al culto por ruinas. Volvió a su iglesia en procesión desde el Carmen coincidiendo con la  reapertura del templo en el año 1989, y hubo un intento de fundarle una cofradía, proyecto que no se consolidó.

En ese tiempo presentaba un estado de conservación deficiente, lo que motivó que la Hermandad de la Veracruz, que recuperó su titularidad, encargase su restauración, proceso que se llevó a cabo por un prestigioso restaurador de Sevilla. En esos trabajos aparecieron inmersos en la peana  recibos de hermanos de la cofradía de la Virgen de los Remedios de principios del siglo XX, lo que corrobora la pertenencia a esta cofradía.

Durante algunos años de la década citada la Hermanad de la Veracruz lo procesionó  por las calles del barrio en Viacrucis, hasta que dejó de realizar dicho culto público, por lo que tan solo recibe veneración en su altar.

IGLESIA DE LA CONCEPCIÓN (HOSPITAL)

columna2Virgen de los Dolores

Esta conserva una interesante imagen mariana que recibe la advocación de Virgen de los Dolores, aunque su iconografía responde más a la orepresentación de la Soledad. A pesar de su tamaño académico, está documentado que esta imagen fue titular  en el siglo XVIII de una cofradía penitencial que se componía sólo de mujeres, con la que procesionó durante algún tiempo.

Aunque no hay documento que lo acredite, los rasgos estilísticos que presenta han llevado a algunos especialistas a atribuir su autoría al taller montillano de las Hermanas Cueto, activo en la segunda mitad del siglo citado.

Durante los años que estuvo cerrada al culto la iglesia del Hospital, en la década de 1990, esta imagen  estuvo en el Sagrario de la Parroquia del Soterraño  y salía  en la Semana Santa Chiquita como paso de  Virgen de la Soledad.

Antonio Maestre Ballesteros