DSCN0910La noche del primer sábado del mes de mayo marcó el epicentro de las populares  fiestas de la Cruz que en Aguilar cuentan con una dilatada historia y tradición. Aunque hasta hace varias la procesión de la Virgen de los Remedios  se mantenía en su ancestral fecha del 3 de Mayo, su traslado al primer sábado de este mes  a otorgado a estas fiestas una nueva dimensión, al abarcar ya todo el fin de semana, de viernes a domingo, y contar con un masivo respaldo popular  y participación en el montaje de cruces y adorno de calles.

Aún así, la noche del sábado y la procesión de la Virgen por su barrio sigue constituyendo el eje de las fiestas, tal como se pudo comprobar en la noche de ayer, en la que el cortejo procesional estuvo en todo momento arropado por cofrades, devotos, y vecinos de todo el pueblo, que arroparon el paso de la Virgen por las calles de su barrio.  Todo el trayecto  adornado  con  cruces, arcos del colchas, y banderitas, y las bengalas que se encendieron al paso de la Virgen   mostraron el fervor que estos vecinos siente por la sagrada imagen mariana, y la raigambre de  una tradición  que sobrepasa  ya los cuatro siglos de historia.

La buena climatología engrandeció aún más la jornada, lo que supuso que la procesión se desarrollase con  bastante parsimonia, provocando que cuando  la Virgen llegó a la calle los Pozos se había sobrepasado con creces la media noche. Como todos los años fue en esta calle donde se vivió los momentos álgidos de la procesión, aunque este año también estuvo adornada con arcos de colchas la segunda mitad de la calle La Rosa. La Virgen volvió a su ermita situada en el centro del Barrio de la Cruz superada las dos de la madrugada del día 3 de Mayo, Día de la Cruz.

DSCN0907DSCN0909DSCN0922DSCN0923