calle carmen dia corpusAntonio Maestre Ballesteros

CALLE DEL CARMEN

Los orígenes más remotos de esta calle se encuadran en el proceso de urbanización del primitivo barrio de la Veracruz durante la segunda mitad del siglo XVI. En ese periodo histórico se produjo la demarcación  y construcción de los primeros solares y casas del que fue conocido como arrabal viejo de la Veracruz, por estar situado en el entorno de la antigua ermita de este nombre. Contamos con documentos que reflejan cómo en el proceso de urbanización de la zona se señalaron algunos solares propiedad de la Fábrica de la Parroquia del Soterraño:

Digo que a los doce días del mes de mes de septiembre del año pasado de mil quinientos cincuenta y seis, Luís de Barrionuevo, vecino que fue de dicha villa, hallándose de arrendador vitalicio de una haza de tierra propia de dicha fábrica en los arrabales de la Santa Veracruz, la dio a Andrés de Espejo y otros diferentes vecinos de esta dicha villa para que en ella fabricasen casas, lo que con efecto practicaron ; y por diferentes dudas que ocurrieron entre dicha fábrica y dichos fabricantes se determinó por personas inteligentes  el que pagando cada uno por cada solar  doscientos sesenta maravedí de renta anual de censo perpetuo se le otorguen las escrituras de propiedad de dichos solares, y con efecto se le otorgó al expresado Andrés Fernández la suya, por la que consta que se le vendió un solar a el expresado sitio el cual tenía de ancho por la calle dieciséis varas, de largo sesenta, y de ancho por el trascorral diez y ocho, linde con el solar y casas de la dicha fábrica que tenía Brígida Jiménez y así mismo con solar y casa de la dicha fábrica que tenía Francisco Fernández Urbano…..[1]  

    La primera nomenclatura conocida de la calle la recoge  Franco y Areco en su Memorial, situándola dentro del barrio de la Veracruz con la siguiente descripción:

La de Marina López que es la propia del Carmen, cuyo nombre tomó de Marina López “la Urbana”[2].

 La continuidad de dicha nomenclatura se alteró durante las primeras décadas del siglo XVII a raíz de construirse la iglesia y convento Carmelita, cuyo lateral norte ocupó parte de la acera derecha de la calle. En los padrones de los años centrales del citado siglo aparece ya con el nombre de calle del Carmen y un número de vecinos que superaba la treinta, constándose uno de los primeros empiedros que se realizaron en la misma en 1645:

 Así mismo acordaron se pague al citado Pedro de Carmona Toledo y a otro hombre que anduvo con él cuarenta reales de diez días que anduvieron con cuatro cabalgaduras para traer la piedra y arena para adovar la calle del Carmen para que pasase por ella la (…) respecto de no poderse pasar por dicha calle…[3]

Entre los moradores de esa época destacaron: Juan Donaire, hijo del tallista Francisco Donaire Trexo  -quien vino a trabajar en la decoración de la iglesia del Carmen en torno al año 1630[4]-; y el alférez Antonio Carrillo. Durante las últimas décadas del siglo sobresalieron por su preeminencia en la vida local Cristóbal de Varo Franco[5] y Antonio del Valle Becerra[6], este último Familiar del Santo Oficio y perteneciente a un linaje que tuvo una especial implicación en la cercana iglesia de los Carmelitas, donde labraron capilla propia presidida por la imagen del Cristo de la Expiración, donada al templo por  Alonso del Valle Becerra en 1664[7].

Durante la primera mitad del siglo XVIII el número de vecinos y viviendas fue similar al alcanzado en las décadas postreras del siglo anterior. Este número rondaba la treintena, y entre ellos existía un reducido y selecto grupo perteneciente a la burguesía política, económica, y religiosa de la localidad, compartiendo vecindad con otros de oficios más populares como el de herrero, zapatero, o jornalero. En el padrón de rentas de 1742 se registran un total de treinta y tres declarantes, de los cuales tan solo diez superaban los cien reales de contribución. A estas familias pertenecía el linaje de los Valle Becerra, el de mayor supremacía económica, tal como refleja el cuadro de los diez mayores contribuyentes de la calle:

 

NOMBRE RENTA EN REALES
Bartolomé del Valle 1.800
Juan Romero    700
Andrés García Villanueva    600
Francisco Aragón    400
Juan Ramírez de León    300
Juan Urbano    300
Juan Patricio Belmonte    200
Bartolomé Medrano    200
Juan de Gálvez Galán    150
Miguel Delgado    150

AMA. Padrón de Rentas 1742. Leg. 1536. Elaboración Propia

A través de los datos reunidos hemos identificado las casas que hacían frontera en cada uno de los dos accesos a la calle. Según esta documentación se iniciaba con la casa de los Valle Becerra que hacía esquina a la calleja del Carmen, y en la frontera contraría la casa horno del Marqués de Priego:

 Alonso del Valle Confronta con Juan del Valle por una parte y con la otra hace esquina con la calleja del Carmen.

 Andrés García Villanueva confronta con la de Esteban del Pino, por una parte, y por la otra con horno de pan coser del Duque de Medinaceli[8].      

        La otra acera iniciaba su trayecto en la casa de Juan Martín León y concluía en la casa que hacía esquina a la calle Carrera, propiedad de Alonso Rodríguez y Mariana Jurado.

Alonso Rodríguez tiene la mitad de una casa en la calle del Carmen de esta villa, indivisa con otra que goza Mariana Jurado, vecina de ella. Confronta con la de Mariana Cañete por una parte y por la otra hace esquina a la calle Carrera[9].  

A través de estos documentos se revela la existencia de un acceso al Cerro de la Silera (actual calle Desamparados), situado entre las casas de Catalina de Varo y Mariana Cañete:

 Catalina de Varo tiene una casa en la calle del Carmen de esta villa que confronta por una parte con la Silera y por la otra con Mariana Cañete[10].

Podemos considerar que la calle estaba prácticamente definida y el conjunto de solares construidos desde el siglo XVII, y así se mantuvo en los siglos posteriores, con un volumen de viviendas cercano a la treintena. En las primeras décadas del siglo XIX sobresalían vecinos y oficios como el que ejercía Luís Quiroga, fabricante de fuegos de artificio, y Juan Prieto, que fue perito[11]. A partir de los años centrales de esa centuria la numeración de la calle comprendió también las casas y edificios existentes en el denominado Llano del Carmen. Por esas décadas aparecen vecinos con oficios tan variopintos como: el boticario Antonio Montero que habitaba en el número 42; el procurador Francisco José Conde en el 36; el propietario Pedro Chacón en el 20; el confitero José Joaquín Gómez en el 19; y el pintor Pedro Fonseca en el 6[12].  A través del padrón de habitantes de 1870 hemos verificado la numeración de cada acera y la cifra de personas que habitaban en la calle: los impares abarcaba del 1 al 29 (del 1 al 5 correspondían al Llano del Carmen), y los pares del 2 al 42.  En total sumaban ciento noventa y nueve personas[13].

Atendiendo al resultado del cotejo realizado sobre los oficios y profesiones que ejercían los vecinos en el referido año, podemos valorar que el estrato social de los mismos correspondía, de forma generalizada, a clase media, sustentada en el elevado número de artesanos y profesiones liberales censados que reflejamos en el siguiente cuadro:

 

OFICIO Nº DE PERSONAS QUE LO EJERCEN
Sastre 1
Comerciantes 3
Cantero 1
Procurador 1
Talabarteros 2
Militares 3
Campo 8
Propietarios 5
Carpinteros 5
Costurera 1
Sirvientas 6
Maestro Instrucción Pública 1
Albañil 1
Hacendados 2
Zapatero 1
Tahonero 1
Traficante 1
Jornaleros 3
Escribano 1
Sombrerero 1
Mulero 1
Hortelano 1
Boticario 1

AMA. Padrón de Habitantes 1870. Leg. 223. Elaboración Propia

Entre los hechos más relevantes que acontecieron durante las primeras décadas del siglo XX se situa el cambio de nomenclatura que se efectuó en 1912, en base a la propuesta que realizó el concejal Sánchez González en la Sesión del día 18 de noviembre:

El Señor Sánchez González después de dedicar sentidas frases a la memoria del insigne estadista y presidente de Consejo de Ministros, Excelentísimo Señor Don José Canalejas y Méndez, victima de un criminal atentado, propuso a la Corporación que para perpetuar su memoria se de a una de las calles céntricas de la ciudad el nombre de Canalejas(……), y la Corporación haciendo suyas todas las manifestaciones del señor Sánchez Gonzáles, acordó por unanimidad que a la calle del Carmen se le denomine en los sucesivo José Canalejas[14].

 Con este nombre se mantuvo durante gran parte de la primera mitad del siglo XX, años en los que adquirió el carisma comercial que le otorgó el elevado número de comerciantes establecidos en la calle, hecho derivado, en gran medida, por su céntrica situación urbana y la cercanía a la Plaza de San José donde se ubicaba el mercado de abastos. En los datos recogidos en el padrón de contribución industrial de 1926 se contabilizan un total de doce establecimientos:

 

NOMBRE Nº DE CASA COMERCIO
José Mª Lora Lucena Nº 2 Tejidos
Anto. Sotomayor Medrano Nº 40 Mercería
Mariano Bérches Aguilar Nº 17 Café 30 céntimos
Antigua Chacón de la Cruz Nº 8 Café 30 céntimos
Francisco Cosano Rebollar Nº 36 Calzado hecho en obrador
Antonio Cosano Muñoz Nº 11 Taberna
José García Pedroza Nº 26 Taberna
Antonio Galán Pérez Veterinario
José León Gonzáles Nº 10 Tahona una piedra
Francisco Villar Valle Nº 10 Horno pan con tienda
Antonio Bérches Pérez Nº 17 Sastre
José Postigo Sánchez Nº 24 Zapatero

AMA. Padrón de Contribución Industrial 1926. Leg. 483. Elaboración Propia

Hemos detectado comercios y apellidos que se han mantenido de forma tradicional en la calle durante todo el siglo XX, llegando algunos hasta la actualidad: Lora; Chacón; Bérchez; Cosano; León; etc. Estos apellidos tuvieron continuidad comercial en las generaciones siguientes, incorporándose otros como: Castro; Pedrajas; Molina; etc, vinculados también al comercio, como demuestra el cuadro de renta industrial de 1933:

 

NOMBRE Nº DE CASA COMERCIO
José Mª Lora Lucena Nº 2 Tejidos
Rafael Pedradas Avalos Nº 29 Tejidos
Eusebio Chacón Cosano Nº 7 Ultramarinos
Antonio Gonzáles Toro Nº 26 Café 30 céntimos
Francisco Cosano Rebollar Nº 36 Calzado
Antonio Cosano Muñoz Nº 11 Taberna
José García Pedriza Nº 30 Taberna
Alejandro Peris Carmona Nº 18 Abogado
Juan Molina Toral Nº 10 Taberna
Rafael Castro Esojo Nº 24 Confitero
José Jiménez Berches Nº 25 Sombrerero
Francisco Ruiz López Nº 25 Fotógrafo
Francisco Villar Valle Nº 16 Horno de Pan

AMA. Padrón de Contribución Industrial 1933. Leg. 483. Elaboración Propia

Con dicha vocación comercial alcanzó la calle los difíciles años de guerra y posguerra, época en la que adquirió una nueva nomenclatura, otorgada dentro la dinámica que desplegaron las primeras Corporaciones franquistas para adjudicar el nombre de los generales golpistas a las principales calles de la población. A partir de 1944 pasó a denominarse General Queipo de Llano[15],  manteniendo este nombre durante todo el periodo de la dictadura. En el transcurso de ese tiempo desaparecieron algunos de los comercios existentes y se abrieron otros nuevos como las tiendas de tejidos de Kiko Valle y Eduardo Molina; la ferretería del Chano, ubicada en el edificio de la antigua tahona del Duque de Medinaceli; las mercerías del “Chache Pepe” y Barragán, etc. Por este tiempo los vecinos iniciaron la tradición de ornamentar la calle para el paso de la procesión del Corpus, tradición que perdura en la actualidad.

A partir de 1979 recuperó la antigua nomenclatura de calle del Carmen que mantiene actualmente[16]. Durante el periodo del último tercio del siglo XX ha  prevalecido el estatus comercial de la calle con la apertura de nuevos y modernos establecimientos que se han sumado a los que sobrevivieron a periodos anteriores. En los últimos años se ha ocasionado una importante alteración estética en muchas de las casas y fachadas de interés ornamental, lo que ha variado sensiblemente el perfil estético de la calle.

NOMENCLATURAS

CALLE MARINA LÓPEZ: nada conocemos sobre la biografía de la mujer  cuyo nombre ostentó la calle hasta los primeros años del XVII. Está claro que responde al  de una de las vecinas más destacadas durante ese periodo.

Sin poner en duda la veracidad de los datos que aporta Franco y Areco en su Manuscrito, sí hemos detectado pequeños errores en la transcripción de algunos nombres o apellidos, lo que puede avalar la hipótesis de que el nombre de Marina López pudo responder ciertamente al de Marina Fernández “la Urbana”,  o ésta última fue familiar de la primera. Marina Fernández aparece como otorgante de una capellanía en la iglesia parroquial.

Sepan cuantos esta escritura de imposición de censo, renta y usufruto al rendimiento viere como yo D. Antonio de Valenzuela Berral, clérigo capellán, vecino que soy de esta villa de Aguilar, Familiar del Santo Oficio de la Inquisición, mayordomo y hermano mayor de la cofradía de Nuestra Señora de la Candelaria de esta villa, poseedora que es dicha cofradía del vínculo o capellanía que esta villa fundaron Antón de Córdoba Linares y Doña María Fernández la Urbana….[17]   

Otro nexo de unión entre María Fernández y la calle del Carmen  se pone de relieve en el texto transcrito al inicio de este epígrafe donde se refleja que una de las primeras personas que adquirieron solares para construir casas en dicha calle se llamaba Francisco Fernández Urbano, y pudo tratarse del padre o hermano de María Fernández “la Urbana”.

CALLE DEL CARMEN: esta nomenclatura proviene de la cercanía a esta calle del convento e iglesia de los Carmelitas Descalzos, cuyo templo se puso bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen. Como ya hemos documentado dicho convento y templo se inauguraron en 1601, por lo que la actual nomenclatura de la calle debió originarse a partir de esa fecha.

CALLE JOSÉ CANALEJAS: nació en el Ferrol, La Coruña, en 1854 y murió asesinado en Madrid en 1912. Destacado político español, miembro del Partido Liberal de Sagasta, fue ministro de Hacienda en 1894 y jefe de Gobierno en 1910. Impulsó una serie de reformas, como la llamada ley del candado, en contra del establecimiento de nuevas ordenes religiosas; la del servicio militar obligatorio; o la reglamentación de la jornada en las minas. Murió asesinado por un anarquista.

CALLE GENERAL QUEIPO DE LLANO: Gonzalo Queipo de Llano nació  en Tordesillas, Valladolid, en 1875 y murió en Sevilla en 1951. Militar español, participó en el levantamiento antimonárquico de Cuatro Vientos de 1930, por lo que tuvo que exiliarse. Durante la Segunda República ocupó diversos cargos. Tras el levantamiento militar del 18 de julio de 1936, en cuya preparación participó, recibió el mando del ejército del sur. En 1939 fue ascendido a teniente general y fue nombrado capitán general de Sevilla.

 

[1] APS. Pleitos y Censos perpetuos, 1556. S/C.

[2] FRANCO Y ARECO,  J de D. Museo Genealógico….,

[3] AMA. Acta Capitular 22 marzo 1645, Leg. 90.

[4] PALMA VARO, José. Apuntes para…., p. 319.

[5] AMA. Padrón de Habitantes 1691, Leg. 208.

[6] Ibidem. 1692, Leg. 208.

[7] MAESTRE BALLESTEROS, Antonio. “El linaje de los Valle Becerra en la devoción al Cristo de los Carmelitas”. Sayones nº XXIV –octubre 2003, p. 49. Agrupación de Cofradías de Aguilar de la Frontera

[8] AMA. Catastro de Ensenada – seglares. Leg, 394.

[9] Ibidem.

[10] Ibid.

[11] AMA. Padrón de Habitantes 1837, Leg. 213.

[12] Ibidem. 1861, Leg. 220.

[13] Ibidem. 1870, Leg. 223.

[14] AMA. Acta Capitular 18 noviembre 1912. Leg, 143.

[15] Ibid. Actas Capitulares  1944, Leg. 148.

[16] Ibid. Acta Capitular 25 de mayo 1979. Leg, 151.

[17] AHPC. Oficio 4 Andrés Antonio de Varo Ortiz 1731, Sig. 6623.