DSCN4503

Dos siglos de Historia en la Banda de Música de Aguilar de la Frontera

Una nueva publicación del historiador local Antonio Maestre Ballesteros verá la luz la próxima Cuaresma con un trabajo de investigación que recoge  el origen y evolución de la que sin duda es la entidad cultural más antigua de Aguilar de la Frontera: La Banda Municipal de Música.

La documentación que sustenta el estudio histórico acredita que la banda más primitiva de las que se tienen constancia en este pueblo aparece en las primeras décadas del siglo XIX,  vinculada a la formación del Cuerpo de Voluntarios Realistas que, por orden de 10 de junio de 1823, se creó en todos los pueblos y ciudades de España para luchar contra los Liberales. En Aguilar se documenta en 1825 la existencia del cuerpo de música del Batallón de Granaderos Realistas que se mantuvo activo hasta 1837 , año en el que se erige la Milicia Nacional con la que se reorganiza nuevamente el cuerpo de músicos con los instrumentos que pertenecieron a los Voluntarios Realistas.

Vinculada a las Milicias, la banda de Música de Aguilar se mantuvo activa en décadas posteriores hasta la desaparición de los cuerpos militarizados de voluntarios locales en el último tercio del siglo Decimonónico. Esta situación provocó que los grupos de músicos siguiesen funcionando de forma autónoma, siendo contratados por el Ayuntamiento para participar en eventos festivos y celebraciones religiosas y civiles. Finalmente estas agrupaciones musicales acabarían vinculándose directamente con el Cabildo Municipal  a través un reglamento durante el primer periodo republicano en la historia de España. Concretamente en 1873 se documenta las primeras normas  de la Banda Municipal de Música de Aguilar.

Distintos avatares históricos determinaron la presencia de varias bandas en ciclos determinados de las últimas décadas  del siglo XIX y primeras del XX, tiempo en el que destacaría como director de la Banda  de Aguilar Rafael Salés Belmonte, quien se mantuvo al frente de la misma hasta el año 1927. En 1928 llegó a Aguilar Eugenio LLoret García, primer músico de carrera que  reorganizó la Banda Municipal, iniciando un nuevo tiempo  que se prolongó durante una década y abrió el camino a los nuevos directores que vendrían después, dejando cada uno de ellos  su huella en la entidad musical.

Rafael Carreras, Blas Martínez, y Sebastián Valero, ocuparon la cátedra de la Banda de Aguilar  durante  la segunda mitad del siglo XX al obtenerla en el Concurso Nacional del Cuerpo de Directores de Bandas  de Música Civiles. Durante este largo periodo de tiempo hubo intervalos en los que los músicos de Aguilar estuvieron a cargo de subdirectores como: Manuel Jiménez Ruiz, José María Jiménez Cabezas y Manuel Albalá Jiménez.

Francisco Cosano, Manuel Pérez, y el actual Luís Alberto Fernández Pericet, han sido los directores de la Banda en el nuevo siglo, prolongando así una trayectoria histórica que arrancó en los albores del siglo XIX.

Antonio Maestre Ballesteros