1046980_1

Antonio Sánchez es el alma de Bodegas Toro Albalá, un hombre polifacético, emprendedor, creativo y humanista que ha dedicado su vida al vino y su cultura. Nos recibe a pie de bodega con un catavinos en la mano y sus inseparables gafas, amable como siempre, y dispuesto a responder a todas nuestras preguntas. Con solo 16 años ya entró a trabajar en esta bodega que su tío José María Toro Albalá levantó en 1922 en el solar de una antigua fábrica de luz, dedicándose desde entonces a la elaboración y crianza de vinos generosos en el sistema de criaderas y soleras. Tras acabar la carrera de perito agrícola y estudiar enología en un centro universitario de Burdeos, trabajó en Bodegas Moreno y dirigió 16 cooperativas y unas 30 bodegas de la zona. Tras la muerte de su tío en 1989 se hace cargo definitivamente de Bodegas Toro Albalá, introduciendo importantes novedades técnicas como el control diario de mostos, la utilización de depósitos aéreos para la fermentación controlada o el establecimiento de añadas, tan en boga en los últimos años. También introduce, como investigar incansable, la crianza biológica del vino fuera de la bota, sin la intervención de madera. Ha sido, además, el creador del primer laboratorio enológico de Andalucía, de la Fundación Española de Asociaciones de Enólogos y de una de las mejores bibliotecas vitivinícolas de España.

A pesar de la feroz competencia que hoy día impone el mercado, Antonio Sánchez ha sabido siempre darle un sello propio y original a sus productos, tratando siempre de priorizar la calidad y las formas tradicionales de elaborar y envasar sus vinos. Este singular bodeguero nos deja como legado no solo verdaderas joyas enológicas como sus PX, reconocidos y premiados en todo el mundo, sino su peculiar manera de entender la cultura del vino, rodeada de obras literarias, arqueológicas y artísticas.

 

-¿Qué ha significado para usted esta designación de su empresa como Cordobés del Año?

-Pues una enorme satisfacción por el reconocimiento que supone, no solo hacia mi persona y hacia los muchos colaboraradores que me rodean, sino hacia la empresa que regento y que hemos conseguido levantar con tanta ilusión y trabajo durante todos estos años. También es verdad que en Córdoba hay muchos amigos que, seguramente, se merecen este honor tanto o más que yo mismo. Agradezco sinceramente la designación y aprovecho esta oportunidad para decirles a todos los cordobeses que en esta bodega tienen su casa y que sus puertas siempre estarán abiertas para recibirlos.

 

-¿Qué recuerdos le quedan de aquellos primeros años en la bodega?

-Por entonces la vida era bastante dura. Con tan solo 6 años ayudaba a mi tío en una bodega que había junto a la Torre del Reloj. Después, ya con 16 años, nos vinimos a esta bodega y comencé a encargarme de pesar la uva, de analizar el mosto, de echar los productos necesarios y de controlar la fermentación, pero también de tareas más ingratas como fregar los conos antes de que comenzara la vendimia, ayudándole al entonces capataz, Antonio Cosano.

 

-¿Ha cambiado mucho el mundo en torno al vino?

-El mundo del vino es muy complejo y en los últimos años ha experimentado una evolución enorme. El vino y el aguardiente son las bebidas más populares y económicas. Otras bebidas alcohólicas han ido, poco a poco, invadiendo el mercado y eso ha provocado una crisis importante en los vinos finos. Hoy, a pesar de ello, encontramos más calidad que nunca en los vinos porque todo está mucho más tecnificado y vigilado por las autoridades. La única forma de salir de esta situación es educar a nuestros jóvenes y hacerles comprender las virtudes que tienen estos caldos, consumiéndolos, eso sí, con prudencia. En Montilla-Moriles estamos haciendo un gran esfuerzo para difundir los PX de uva pasificada a nivel nacional e internacional. El éxito está siendo muy importante, ya que en tan solo 18 años hemos logrado introducirlos en todos los lugares del planeta.

 

-¿Cuál considera que es su mayor aportación a la viticultura?

-Bueno, entre otros proyectos puse en marcha el primer laboratorio oficial de vinos de la provincia, llegando a controlar la fermentación de 16 cooperativas y 30 bodegas particulares de la zona. A causa de un gravísimo accidente técnico-laboral tuve que dejar todo el trabajo y dedicarme solo a esta bodega, algo que he hecho hasta la actualidad.

 

-¿Qué destacaría de los miles de objetos presentes en la sala de catas y exposiciones?

-Esta sala fue inaugurada en el año 2000 para hacer catas dirigidas, dar conferencias relacionadas con el vino y recopilar todos los libros relacionados con las bebidas alcohólicas, pertenecientes a la familia, además de los objetos de bodega y de laboratorio que podían tener un gran valor histórico. Actualmente estamos preparando un proyecto que pretende poner a disposición del que lo solicite todos nuestros fondos bibliográficos, que pueden alcanzar los 4.000 ejemplares.

 

-¿A qué países exporta Toro Albalá sus vinos actualmente?

-Nuestros vinos están siendo exportados a 34 países de todo el mundo. Llegan a sitios tan diferentes como Europa, EEUU, sudeste de Asia o Australia. El pasado fin de semana hemos estado en Jerez en una de las ferias más importantes y hemos comprobado cómo se valoran nuestros vinos en todo el mundo.

 

-Han obtenido una media de 20 premios anuales. ¿Cuáles diría que son los más significativos?

-Para nosotros ha sido muy importante que el famoso gurú de los vinos, Robert Parker, calificara con la máxima puntuación (100 puntos) nuestro Don PX Convento Selección 1946 en su revista The Wine Advocate del 2014. Es un vino que, además, ha sido considerado en China como el mejor vino del año. Pero también hemos obtenido otros premios muy importantes como el Mundus Vini (Alemania) o el Gran Bacchus de Oro, con el don PX Convento Selección 1931.

 

-¿Qué otros productos elabora esta bodega?

-Nuestra línea Castillo de Poley cuenta con productos de gran calidad como los vinagres secos y de reserva. También elaboramos arrope al modo tradicional y sirope de uva, que ocupan un nuevo espacio en la alta cocina y en la pastelería actual.

Diario Córdoba