13658949_1012432958877668_229366835920904272_n

En la década de los  años Sesenta una persona, Domingo “el electricista”, tenía a su cargo el mantenimiento del alumbrado público, así como el montaje del especial de ferias y fiestas, siendo uno de los trabajadores más conocidos y reconocidos del Ayuntamiento. Su recuerdo e imagen estaba indisolublemente unida a la del Citroën con el que atrasportaba todo el material necesario para el desarrollo de su trabajo.