Todos conocemos que las riadas conllevan un gran movimiento de tierras con las que se suele arrastrar o dejan al descubierto elementos que permanecían ocultos o soterrados desde hacía mucho tiempo. A través de estas circunstancias se han puesto al descubierto numerosos asentamientos arqueológicos o simples elementos provenientes de éstos, como pueden ser monedas antiguas; restos de cerámicas etc.

 La riada del día 16 de agosto nos ha deparado también el hallazgo de un elemento patrimonial que permanecía oculto y desconocido para todos, y que parece responder a una pila o pilón que pudo formar parte de una de las antiguas fuentes desaparecidas del ruedo de la villa de Aguilar.

 Por su ubicación creemos que puede corresponder también, a algún pilón o pila de riego de la antigua huerta de Salomón, conocida posteriormente como huerta de los Tablada.

 A pesar de la desgracia que no ha acarreado las inundaciones, el hallazgo de este elemento testimonial de nuestra historia debe incitar a las autoridades locales a tomar las medidas oportunas para su puesta en valor y conservación.