Las lluvias torrenciales descubren 56 tumbas de época romana en Aguilar

El Ayuntamiento establece un sistema de vigilancia en los restos arqueológicos después de que se hayan producido tres expolios · El alcalde señala que su prioridad es la recuperación de las viviendas afectadas

Las fuertes lluvias que tuvieron lugar el pasado lunes en la localidad de Aguilar de la Frontera han dejado al descubierto una necrópolis romana en la que se han encontrado 56 tumbas excavadas en piedra después de que las lluvias arrasaran “por completo” la capa de tierra que las ocultaba, según informó ayer la arqueóloga de la localidad, María del Carmen Carbajo.

La necrópolis fue encontrada ayer al mediodía, en una finca de propiedad privada de viñedos y olivos que fueron arrancados por la fuerza del agua al estar situados en la orilla de un arroyo. Los restos se encuentran a unos dos kilómetros de Aguilar, en la denominada carretera del Pozo y junto al paraje de los Yesares. Según Carbajo, “todavía es pronto para indicar exactamente a que época pertenece aunque sí es seguro que data de época romana”. Aparte puntualizó que hoy se acercarán técnicos de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía para analizarlo.

Lápidas, ladrillos, materiales de construcción y pedazos de cerámicas, cuarzo y mármol son algunos de los restos que han aparecido alrededor de las tumbas y que formarían parte de los ajuares funerarios. “Además, también se han encontrado restos de terra sigillata, un tipo de cerámica de color rojo brillante característico de la época romana”, indicó Carbajo a El Día. Añadió que ” este tipo de cerámica y la forma y construcción de las tumbas es por lo que hemos deducido que estos restos pertenecen a esta etapa histórica”. Por otro lado, las lluvias también han sacado a la luz una parte de un mosaico construido en el suelo y un pilón o fuente, al parecer también de época romana, que, según la arqueóloga, “posiblemente tuviese una función ritual, aunque todavía no sabemos si esta fuente o pilón está ligada a la necrópolis”.

Algunas tumbas permanecen “vírgenes”, es decir, que todavía conservan la losa que las mantiene cerradas. Según la arqueóloga, “no hemos querido abrirlas hasta que mañana -por hoy- el delegado de Cultura se encuentre en la zona, además tampoco sabemos bien en que estado se encuentran y no queremos producirle daños que deterioren más su conservación”. Sin embargo, tres sarcófagos han sido ya expoliados y a su alrededor se acumulan restos óseos, las lápidas están partidas y los pedazos de cerámica rotos.

En otros casos, tan sólo se conservan los huecos en los que estuvieron los sarcófagos y que están excavados en la roca del suelo, alineados y orientados hacia una misma dirección. De este modo, Carbajo lamentó que las mismas lluvias que han permitido conocer la existencia de esta necrópolis le ha provocado una gran erosión, puesto que el agua ha destrozado gran parte de los restos arqueológicos.

El alcalde de Aguilar, Francisco Paniagua, indicó que el Ayuntamiento ha tomado ya medidas de precaución con un sistema de vigilancia de 24 horas al día debido a los robos. “Cuando llegamos a la zona donde se halla el yacimiento observamos que por allí ya había pasado alguien y que había varias tumbas abiertas”, señaló el alcalde, quien además añadió que uno de los enterramientos estaba completamente vacío, “Se habían llevado los restos humanos con todo su ajuar”. En otra de las tumbas, según el regidor aguilarense, falta parte de la cabecera del nicho y la parte inferior del mismo. “Esperemos que las personas que se han llevado los restos los devuelvan porque forman parte de la historia de nuestro pueblo y son de gran importancia para estudiar nuestros antepasados”, indicó Francisco Paniagua.

Por otro lado, el alcalde señaló que están a la espera de que la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía indique la importancia de este antiguo cementerio y si sería de interés hacer una excavación para obtener el resto de esta necrópolis romana. Sin embargo, también puntualizó que después del gran desastre natural que tuvo lugar el pasado lunes de madrugada, hay un gran problema para financiar las obras arqueológicas en el caso de que se lleven a cabo, ya que “en primer lugar está la recuperación de las viviendas afectadas”.

En este sentido, el alcalde señaló que este miércoles se podría tener una cuantificación oficial, una vez que los técnicos han estado visitando las viviendas de los afectados. No obstante, dijo que, según sus primeros cálculos la cuantificación de las pérdidas no será inferior a los siete millones.

 artículo publicado en el Día de Córdoba