24900245_1629680237088161_4451189532954697291_n

El PSOE vuelve a hacer de su capa un sayo en los últimos días aun contando solo con  ocho concejales al seguir el alcalde de baja y en paradero desconocido. La alcaldesa accidental se la ha vuelto a jugar a la Oposición dando a conocer públicamente la nueva imagen Corporativa del Ayuntamiento sin haber permitido que los demás grupos municipales pudieran ni siquiera opinar –y muchos menos valorar-, una decisión que debería haber sido consensuada por encima de las filiaciones políticas.

Como era de esperar, esta cuestión levantó ampollas y discordias cuando la señora alcaldesa le comunicó -de manera informal-, a los demás grupos, que ella solita había decidido cuál va a ser a partir de ahora la imagen Institucional del Ayuntamiento. La Oposición ha calificado este hecho señalando, una vez más,  las actitudes dictatoriales de la alcaldesa en funciones,  y denunciando sus despóticas formas de actuar, no solo con ellos, si no con los profesionales del pueblo a los que ha negado la posibilidad de optar a realizar  la imagen Corporativa Municipal.

Por su parte María José Ayuso se escuda en el peregrino argumento de que ha sido la cesión gratuita del trabajo lo que le  llevó a aceptarlo sin contar con nadie más. Por el camino de los hechos consumados  el PSOE ha vuelto a imponer su voluntad sobre todos. La alcaldesa la vuelve a liar al desconocer, según ella,  que el Ayuntamiento  confió en su día este trabajo a una empresa de la localidad, cuyo dueño, seguro que se  ha quedado atónito cuando se haya enterado de la nueva hazaña de la alcaldesa, tal como les ha ocurrido a los grupos de la Oposición.