DSCN5993

Son pocos los reductos de naturaleza virgen que podemos contemplar en el cauce del río Cabra. En estos días además corren cristalinas las aguas del exiguo cauce que trae el río, poniendo de relieve esta circunstancia que cuando se ennegrecen, como ocurre durante gran parte del año, es porque se está vertiendo productos incontrolados a las mismas. Ver el agua del río limpia es un hecho tan excepcional  que bien merecía reflejarse en la sección de foto curiosa.