aguilar-cartel-feria-real-fallo

De todo se aprende cuando de poco se sabe, que dice el refrán. Por los hechos denunciados en el pasado Pleno Municipal por la portavoz de IU, los ediles socialistas ni saben, ni quieren saber más allá de sus intereses particulares. Desconocemos si pecan de ignorancia o es que pasan olímpicamente de todo. No hay justificación admisible para que a nuestro  Ayuntamiento,  teniendo  todos los puestos de técnico cubiertos,  le hayan denegado  una subvención por presentar un proyecto que no se adecuaba a los criterios que requería la convocatoria.

Tal como suena. La alcaldía  de Aguilar ha encargado la redacción de un proyecto – que ya tiene delito que el Ayuntamiento  encargue a técnicos ajenos lo que deberían hacer los propios-,  y tras presentarlo en Diputación, el ente provincial  les  ha comunicado que, “antes de presentar una solicitud de subvención, por lo menos  léanse las bases”. Efectivamente, han presentado un  proyecto que no encajaba en ninguno de los criterios que recogía el Decreto. En resumidas cuentas,  que los socialistas han encargado un proyecto  a unos técnicos ajenos al Ayuntamiento, que no se ha subvencionado, y que no se va a realizar, y ahora habrá que pagar a esos técnicos o técnico  el trabajo empleado para nada.

El proyecto era para techar la Caseta Municipal. Que esa es otra: -quieren derribar todas  las casetas de la Feria porque afean el Castillo y  no se les ocurre mejor idea  que techar la Caseta Municipal-.  En el fondo, todo este lío  viene a demostrar, por enésima vez,  la incapacidad de los socialistas para acometer el verdadero proyecto que necesita nuestro pueblo, que es contar con un buen teatro. Ahora lo está construyendo Castro del Río, por ejemplo, o lo tiene ya Montalbán. ¡Somos el último pueblo para todo!.   Los socialistas  harán la barrabasada de techar la Caseta Municipal  ante la insolvencia que tienen para levantar el desaparecido Teatro de Español  ( que el propio PSOE derribó).

La ineptitud va en progresión en nuestro Ayuntamiento. Parecía que el listón de la  impericia estaba tal alto en la Casa Consistorial que era imposible rebasarlo. Pero cada día que pasa volvemos a batir récord. Yo me pregunto  ¿pero nada ni nadie pone remedio a esto?.