talleres-celebrados-provincia-programa-Ruta_1215788698_80526052_667x375

Los investigadores, además de trabajar en sus laboratorios, con sus batas blancas, sus microscopios o sus pipetas, también encuentran un poco de espacio para dar a conocer su labor entre los que pueden ser los futuros científicos de la provincia. Para ello, la Universidad de Córdoba (UCO) puso en marcha en 2013 la denominada Ingenios en ruta, una iniciativa que desde entonces ha contado con la participación de más de 2.700 alumnos de la provincia y que en 2018 comienza mañana. A lo largo de este año se espera que sean más de 800 los estudiantes de Córdoba que se empapen de ciencia con este programa de divulgación.

Así, los investigadores de la UCO -este año van a participar media docena de equipos científicos- van de nuevo a visitar colegios e institutos de la provincia para ofrecer talleres divulgativos con el objetivo de acercar a los estudiantes del último ciclo de Primaria, Secundaria y Bachillerato a la ciencia. Cada taller se lleva a cabo en las aulas facilitadas por el centro educativo y se prolonga por espacio de una hora. Centros de Fernán Núñez, Palma del Río, Pedro Abad, Priego de Córdoba, El Carpio, Posadas, Bujalance, Fuente Palmera, Aguilar de la Frontera, Priego, Cabra, Almodóvar o Lucena han participado ya en esta aventura de la institución académica para dar a conocer la ciencia.

La elaboración de tinta medieval, la química analítica, el pasado milenario del Valle del Guadiato, la importancia y necesidad de investigar las algas o la fotosíntesis de los océanos son algunos de los talleres que impartirán en las visitas los científicos de la UCO que forman parte de esta nueva edición de Ingenios en ruta.

Manuel Mora es profesor ayudante doctor del área de Didáctica de las Ciencias Sociales y Experimentales de la UCO y éste es el tercer año en que va a coger la carretera y va a participar en este proyecto para impartir charlas en colegios e institutos de la provincia; en su caso, lo que él ofrece es un taller de química didáctica. El objetivo, explica, es “mostrar la química desde el enfoque de la didáctica hace que vean esta ciencia con otros ojos”. “Por ejemplo, les cuento -a los alumnos- que no me sé la tabla periódica, algo que les choca muchísimo, pero que por el contrario sé moverme entre sus grupos y periodos y que la he estudiado de otra manera, viendo dónde vemos cada elemento químico en nuestro entorno”, anota. Mora avanza que este año quiere dar la visión de la química cotidiana “desde el prisma de la realidad aumentada, dentro de un proyecto con Elizabeth, mi alumna colaboradora, que me acompañará en estas charlas”. “La idea es mostrar que hay multitud de recursos didácticos para enseñar química, que pueden ser, por ejemplo, modelos moleculares en 3D hasta clásicas “reacciones de casa, como encender una cerilla, hacer caramelo o usar vinagre en las lentejas”, subraya.

El profesor subraya la importancia de este tipo de iniciativas -que impulsa la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la UCO-, ya que “es la mejor forma de mostrar las innovaciones, los proyectos, en definitiva, la actividad académica de los investigadores de la Universidad, es llevarla directamente al público potencial de nuestra labor docente, el alumnado de Secundaria y Bachillerato”.

Y es que el acercamiento de la Universidad a la sociedad y, por ende, el trabajo que desarrollan sus investigadores es una barrera a superar. Mora, además, sostiene que “existe una gran brecha entre la ciencia que se explica en la escuela o en el instituto y la ciencia que hacen los científicos y no deben ser mundos separados y sin conexión”. Por ello, este investigador tiene bien marcada su propia ruta con este programa. El primero de esos pasos es “llevar mis conocimientos a estos alumnos y hacerles ver que lo que hago puede transformar su forma de ver las ciencias y, en particular, la química”, mientras que el segundo es simplemente “disfrutar”, al tiempo que reconoce que le resultan “muy interesantes las preguntas e inquietudes de este alumnado”. “Esta fórmula de que el experto o experta vaya al aula, cargando su ciencia, funciona”, subraya. El Día de Córdoba.