Bueno, realmente esto no es una foto denuncia, sino que más bien debería encuadrase en una sección formativa. Siempre creí que las señales de tráfico eran universales, es decir, que tenían el mismo significado en todas partes. Se ve que estaba equivocado, al menos en cuanto a la señal de rotonda. En el resto del mundo mundial, obliga al que va a acceder a ella a ceder el paso a quien se encuentra circulando por su interior. En Aguilar, no. Basta pararse un rato en la abierta en la confluencia de la calle La Tercia con la carretera para ver como de forma sistemática los coches que suben desde la curva de San José entran en ella a toda velocidad sin respetar el ceda el paso. A mí ya me ha costado algún susto. Espero, en todo caso, que ahí quede la cosa y no tengamos que asistir a accidentes de carácter grave.