descarga

El hundimiento del precio del aceite de oliva hace semanas que hizo saltar las alarmas. Pero en estos últimos siete días, su desplome ha sido el más importante desde que empezó su caída en picado.

Según el observatorio de la patronal agraria Asaja, el descenso de esta semana arroja una media de 35 céntimos de euro por kilo. Frente a esta bajada de los precios, el mercado volvió a estar una vez más prácticamente paralizado, con muy pocas operaciones registradas. Los comercializadores siguen guardando producto, esperando un rápido ascenso en las próximas semanas, pero que no acaba de llegar.

 El precio de un kilo de aceite virgen extra es de 2,67 euros, una cifra que llevaba sin ser vista en los mercados cordobeses desde el año 2012. Tanto el virgen como el lampante experimentan descensos aún más notables, aproximándose a bajar de la barrera de los dos euros el kilo. Así, el primero se vende a 2,29 euros, y el segundo a 2,19 euros. El consumidor aún no está notando este importante descenso, pues los envasadores siguen teniendo existencias de la campaña anterior.

En cuanto a los precios en el mercado internacional, se mantuvieron en cifras muy superiores a los españoles, incluso en el caso del aceite procedente de España. Según los datos ofrecidos por Ismea (organismo dependiente del gobierno italiano), el aceite de España se vendió del 7 al 13 de mayo a 3,39 euros por kilo en el caso del virgen extra.

Cordópolis.