DSCN7557

Ciertamente, la Aemet ha lanzado para hoy y mañana sendos avisos amarillos por altas temperaturas en la Campiña cordobesa, con máximas previstas de 39 grados, Y también es verdad que poner en la misma frase los términos Córdoba, julio y fresco resulta, como mínimo, chocante. Pero el caso que ni mucho menos podemos hablar de que el verano 2018 haya arrancado con la dureza de años pasados, especialmente si se compara con julio del 2015, el de la media de las máximas más altas de la historia (40,3 grados) y el julio del año pasado, con la máxima absoluta nacional en la red principal de observatorios de la Aemet, con 46,9 el día 13.

Así lo demuestran los registros de los primeros siete días de julio, en los que la media de las máximas ha sido de 33,8. Hay que recordar que el 1 de julio ni siquiera se llegó a 30 grados (el mercurio se quedó en 29,5).

POR DEBAJO DE LA MEDIA / De hecho, respecto a las medias de los meses de julio entre 1981 y 2010, estos siete primeros días de julio del 2018 han estado las máximas 3,1 grados por debajo de los valores normales de este mes, con noches 2,1 grados más frescas de las mínimas normales.

Por su puesto, es muy poco probable que vaya a ser el mes de julio más fresco de la historia (ese récord se registró en 1977, con una temperatura media de máximas y mínimas en los 31 días de 24,5) pero, por ahora, en la primera semana de julio y con 25,3 grados de media, se está más cerca de esta cota que de los récords de los julios más calurosos.

BAJADA DESDE EL MIÉRCOLES / El caso es que, cuando pase la jornada de hoy y la de mañana, que ciertamente tienen sendos avisos amarillos por calor para Córdoba (con 39 grados de máxima y entre 19 y 20 de mínima), se espera un nuevo descenso de temperaturas. Una bajada que vendría a seguir dando continuidad a este relativamente fresco mes de julio.

Este descenso será moderado para el miércoles, con una máxima de 37 grados, pero llegará a los 34 y hasta los 33 entre el jueves y el sábado, con mínimas entre los 15 y los 16, que se distanciarán también mucho de las llamadas noches tropicales, aquellas en las que el termómetro no baja de 20 grados y en las que se hace difícil conciliar el sueño.

Y si se quiere comparar este mes de julio con los anteriores, nada más claro que hablar del próximo viernes, día 13, en el que se espera 34 grados de máxima, un día en el que se cumplirá un año de aquella máxima histórica de España en los observatorios de la red principal, con 46,9 grados, que se registró en el aeropuerto de Córdoba.