IMG_20180716_214859_536

Como cada 16 de julio, la Plaza del “Cristo de los Faroles” ha vuelto a congregar a centenares de aguilarenses que acuden prestos a la tradicional cita con la Virgen del Carmen. Desde los años postreros del siglo XVI, en los que arribaron a la villa cabecera del Señorío de los Fernández de Córdoba el grupo de frailes carmelitas, fundadores del  convento  que tuteló el venerable Fray Agustín de los Reyes,  Aguilar ha rendido culto a la Reina del Carmelo, contando ya en el siglo XVII con una fervorosa cofradía que ha mantenido la devoción, incluso después de la exclaustración de los frailes en el año 1835.

Con periodos de mayor o menor esplendor, la devoción a la Virgen de los  Carmelitas se ha mantenido incardinada en la historia de Aguilar, preservada en unos cultos que se vigorizan cada mes de julio  y tienen su epílogo en la procesión que recorre las calles cercanas al antiguo cenobio, teniendo su momento cumbre en la entrada a la barriada, creada a mediados del pasado siglo XX, que lleva su nombre.

La procesión puso fin también, en la jornada de ayer lunes, a las tradicionales Fiestas del Carmen en  “Los Pisos”, una fiestas que se han visto algo deslucidas por los problemas de suministro  eléctrico ocurridos  el primer día de celebración, y por la climatología adversa durante el fin de semana. También la coincidencia con la Feria de la vecina localidad de Montilla ha podido restar algo de público. El mejor día  ha sido sin duda el último, por  disfrutar de una buena temperatura y llegar hasta la Avenida Miguel Cosano la procesión para la quema de los fuegos artificiales.

IMG_20180716_214653_986 (1)