1071117_1

Cuando julio de 2018 iba camino de pasar a su historia meteorológica como uno de los pocos sin alcanzar registro igual o superior a 40 °C, el verano quiere despedirlo rompiendo el resultado en los últimos minutos de partido. La posición de una borrasca al oeste de las Islas Británicas permitirá la inyección de aire cálido en las capas medias de nuestra atmósfera, pudiendo elevar de nuevo el termómetro por encima de la barrera de los 40 °C en buena parte del valle del Guadalquivir de cara al fin de semana.

La inyección cálida en capas medias que va a darse a partir del viernes, va a incrementar del orden de 3 a 4 grados la temperatura en altura, lo que si el viento lo permite tendrá reflejo en superficie. Así, para la tarde del próximo viernes pasaremos de tener un brusco ascenso que podrá llevar el termómetro a la barrera de los 40 °C en superficie. Un ascenso que se mantendrá y fortalecerá durante sábado y domingo, que vendrá acompañado de subida en las mínimas, siendo muy probable que la temperatura quede de nuevo en la horquilla de los 19 a 20 °C. Fin de semana cálido que tendría continuidad durante el lunes y martes de la próxima semana, dejando a los últimos cinco días del mes, como los más cálidos del año, por el momento.