Plaza Octogonal de San JosŽ en Aguilar de la Fra.C—rdoba.Spain

Diecinueve municipios cordobeses, tres más que el año pasado, gestionan sus cuentas sin deberle nada a nadie, valga la expresión. O más técnicamente, casi uno de cada cuatro consistorios cordobeses (concretamente el 25,3%) no tiene deuda viva ni créditos a devolver a entidades financiera.

Así lo contempla el informe de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local del Ministerio de Hacienda y la Función Pública, que constata un nuevo descenso de la deuda del conjunto de los 75 ayuntamientos de la provincia en el último año (el 93% de ellos, 70 ayuntamientos, rebajaron sus obligaciones), así como otra considerable reducción de los compromisos con los bancos de la Diputación de Córdoba.

CIFRAS Y MÁS CIFRAS / Pero seamos concretos: los 349,44 millones de euros que se debían entre los 75 ayuntamientos cordobeses a los bancos en el 2016 quedaron al 1 de enero del presente año en 313,68 millones, con un descenso del 10,2%, y una brutal bajada del 37,88% menos respecto al 2011, que fue el pico de endeudamiento de los consistorios cordobeses con casi 505 millones. A estas cifras habría que sumar, como administración local que es, la deuda viva de la Diputación, que pasó de los 64.44 millones de finales de 2016 a los 45,73 con los que empezó el año.

Tomando los 75 consistorios cordobeses de forma individualizada, se obtiene que el 93% de ellos, (70 en total) consiguieron rebajar sus deudas, algunos de foma tan notable como la propia capital (23 millones de euros), aunque proporcionalmente el mayor descenso ha sido el de Montilla, (2,95 millones de euros, hasta dejar la deuda en 9,2 millones de euros, casi un 25%) o Montoro, que ha rebajado, con casi un millón de euros, un 20% su deuda desde los 4,77 millones de euros del 2016.

Tampoco hay que olvidar otros esfuerzos que han suspuesto un descenso entre el 10 y el 15% de las obligaciones con los bancos por parte de localidades como Lucena (que ha bajado la deuda en 1,53 millones), Rute, Villa del Río, Peñarroya-Pueblonuevo, Pozoblanco…

LOS 19 ‘PRIVILEGIADOS’ / Volviendo a ese grupo de 19 ayuntameintos cordobeses que han alcanzado la deuda cero, hay que decir que los últimos en incorporarse han sido, en el 2017, los consistorios de La Rambla (tras un importante esfuerzo de 650.000 euros), San Sebastián de los Ballesteros y Villaviciosa de Córdoba. Antes de ello, ya estaban en esta lista los ayuntamientos de Alcaracejos, Cardeña, Conquista, Fernán Núñez, Fuente la Lancha, Fuente Tójar, La Granjuela, Montemayor, Monturque, Moriles, Pedroche, Posadas, Torrecampo, Valsequillo, La Victoria y El Viso, con casos tan peculiares como La Victoria, que llegó a eliminar en pocos años una deuda considerable o Cardeña, una de las localidades primeras en tener, desde el 2007, y mantener desde entonces una deuda viva de cero euros.

Los cinco que aumentan/ En el lado contrario estarían los cinco ayuntamientos que en contra de la tendencia general impuesta por la nueva legislación, han aumentado su deuda viva. En esta caso llama particularmente la atención La Carlota, que con 2,14 millones de euros ha aumentado su deuda viva hasta los 7,37 millones.

Los otros cuatro municipios que aumentan sus obligaciones financieras respecto al año pasado han sido Aguilar de la Frontera (muy poquito, solo con 242.000 euros, pero saliendo del escogido grupo de consistorios que en el 2016 no debían nada a los bancos), Belmez (aumenta la deuda en 59.000 euros), Benamejí (sube en 26.000 euros) y Puente Genil, que con una deuda viva de 9,47 millones de euros ha incrementado también su deuda, pero muy ligeramente, en solo 45.000 euros.

Como anécdota, la deuda viva más baja (sin ser cero) de los 75 municipios al comienzo del año era la de Villaralto: solo tenía obligaciones por 3.000 euros.

Diario Córdoba.