feria-0

Releyendo el otro día un interesante libro que nada tiene que ver con la Feria, me vino a la cabeza el sector de los inmovilistas que hoy en día emerge con mayor inquina que los conservadores de antes, que han existido siempre. Pero la Historia nos ha dado lecciones y con solo echar una mirada al pasado vemos cómo, a pesar de considerar algunos que la Feria siempre fue así, en agosto y en el Castillo,  estos caracteres son relativamente recientes: lo de la fecha de agosto se remonta solamente al año 1912 y  el estreno del recinto del Castillo como espacio  ferial a 1960. Fueron estos cambios en su tiempo medidas que se tomaron para  enriquecer las tradiciones esenciales de la Feria, las que le habían imprimido carácter desde sus origines, como eran los cultos y procesión de la Virgen de la Antigua y el Mercado de Ganados. Y aún así, estos también acabarían sucumbiendo ante los cambios sociales y de mentalidades que llegaron con el paso del tiempo.

Algunos inmovilistas se llevarían las manos a la cabeza si hoy en día se plantearan los cambios que está demando esta celebración, y que desgraciadamente los actuales mandatarios socialistas no quieren asumir.  Pero ya sucedió en otros periodos cuando las circunstancias contrarias obligaron a realizar  innovaciones que suscitaron críticas  de los que consideran que la tradición es mantener las cosas inalterables aunque estén avocadas al desastre. Estos inmovilistas antiguos, como los actuales, ponían  el grito en el cielo ante cualquier novedad.

Los inmovilistas a los que me refiero son aquellos que, como el PSOE de Aguilar,  prefieren permanecer inmóviles aunque todo cambie a su alrededor. Optan por la no reforma de la Feria porque “es mejor dejarla como está” a innovar y buscar nuevos modelos que la engrandezcan y mejoren, tanto a la llamada Feria de Día como la de la noche.  También la historia enseña que sería mejor dar un paso al frente en ciertas cuestiones y que el tiempo nos desvele  si ha merecido la pena.

La Feria del 2018 ha sido la última  de la actual  legislatura municipal. Cuatro años más que se suman a las  dos décadas que llevan rigiendo los  destinos de este pueblo los Socialistas. Cuatro años perdidos en las nuevas ideas que demanda la Feria para recuperarla del letargo y secuestro en la que se halla. Soluciones para la Feria de Día,  para el botellón, para incentivar las casetas y que no queden cerradas, para mejorar las condiciones climáticas del recinto ferial,  etc., que siguen  negándole, por inoperantes e indolentes, los actuales responsables.