40095247_1682275588548915_2666098286112276480_n

Podría ser perfectamente el Cristo del Amor –no lo es- pues se trata de una imagen réplica ya que, como es sabido, el crucificado de la Candelaria, que procesiona en la tarde del Jueves Santo, es una obra seriada adquirida por doña Cándida Romero en una casa de arte religioso en Madrid, a mediados del pasado siglo XX, para presidir la Casa Asilo que se levantó en el solar de la antigua ermita de San Antón.

Las características propias de este tipo de imaginería,  es estar realizadas en cartón-piedra y ser ejecutadas con el molde de un original, por lo que son infinidad las imágenes iguales que existe en los pueblos y ciudades del territorio nacional. En algunos casos, como el que damos a conocer, estas imágenes son sometidas a profundas restauraciones que acaban transformándolas  totalmente. A partir de ahí habría que decir aquello de ” sobre gustos no hay nada escrito”.

40052774_1682275641882243_6047544575331926016_n