IMG_20181102_201242_535

La nueva novela de Bernardo Claros se ha presentado esta tarde de viernes en el salón de actos del Molino del Duque en un acto al que ha asistido numeroso público y en el que el autor ha estado acompañado en la mesa por Emilio, representante Ediciones Atlantis que ha sido la editorial que ha publicado el libro, y del cronista de la ciudad Diego Igeño , quien, además de abrir  el acto realizó un elaborado análisis del contenido de  la obra resaltando elementos estilísticos, resumen de trama y argumento, personajes, etc.

En la misma línea, el autor Bernardo Claros ha esbozado en su intervención  el argumento que guía la acción de los protagonistas y el desarrollo de la línea argumental que da forma a la historia que cuenta. También ha aclarado algunos de los entresijos y complicaciones que ha tenido que afrontar y despejar en el proceso creativo de la novela. El acto ha finalizado con la firma de ejemplares.

Una sinopsis de la novela indica que con motivo de la muerte de Julia, cinco antiguos amigos se reúnen en su funeral. Héctor, empresario de éxito; Laura y Pedro, matrimonio al borde del fracaso definitivo; Nacho, un solitario frustrado y acabado que por motivos familiares se dio al alcohol y jamás salió del pueblo; y María, que los reúne a todos y había permanecido más unida a Julia en los últimos años. La noticia de su muerte les hace reflexionar sobre el modo en que se comportaron con ella y los motivos por los que su amistad desapareció por completo.

En el reencuentro pronto saltan chispas y comprobarán cómo ya no son lo que eran: todos se sienten unos extraños y tienen algo que reprochar a los demás, asuntos turbios que quedaron sin resolver, especialmente lo que sucedió en la última fiesta de Nochevieja que celebraron, en lo que todos estuvieron implicados y que provocó que su amistad se desvaneciera para siempre. En un extenso diálogo entre todos los protagonistas, sus voces se entremezclan para relatar su visión de lo ocurrido, mostrando sus temores y deseos, mientras tratan de recordar cómo sucedieron las cosas, superponiéndose las diferentes versiones de los hechos en las que cada uno trata de eludir la culpa y entre reproches, mentiras, medias verdades y ofensas, la realidad de lo que acaeció va saliendo a la luz, mientras los protagonistas confiesan sus miserias actuales y comprenden que aquellos años tampoco fueron lo que creían recordar. ¿Qué nos queda entonces cuando descubrimos que el pasado tampoco fue ningún paraíso? ¿O peor aún, si convivimos con un terrible secreto que nos esforzamos por ocultar cada día para poder continuar con nuestra vida?

Todo lo que desaparece habla de todas aquellas cosas que perdemos y que nos es imposible recuperar por más que nos empeñemos en ello, especialmente la amistad, pero también el amor, la ilusión, el deseo, los planes de futuro, etc., y también de aquellos que nunca desparecen, como el sentimiento de culpa o el dolor. El autor propone una dura e interesantísima reflexión acerca del pasado y del presente y, en definitiva, acerca de la esencia de la condición humana. ¿Queda algo de lo que fuimos? ¿Somos la consecuencia de nuestros actos? ¿El simple paso del tiempo puede minimizar o apagar la culpa de algún acto lejano en el tiempo? Estas y muchas otras preguntas planean a lo largo de la novela. Una obra inteligente y audaz que ofrece una profunda reflexión que no nos dejará indiferentes.

IMG_20181102_201247_138