222006820_1

Todo empezó en un coto de caza de La Rambla el pasado 20 de julio. Un guardia forestal vio el primer cadáver de una liebre con lo que parecía ser una enfermedad que ha diezmado a los conejos de todo el Planeta: la mixomatosis (causa colateral de que casi se extingan los linces ibéricos). Ahora, la mixomatosis que empezó en La Rambla afecta ya a liebres de media España.

La enfermedad es tan grave que la Real Federación Española de Caza (RFEC) ha decidido suspender la caza de la liebre en todas las competiciones oficiales debido al brote de mixomatosis aparecido este verano en La Rambla y que se extiende por el centro y sur peninsular: Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Región de Murcia y Madrid.

En julio, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio activó el dispositivo de emergencia sanitaria del Programa de Vigilancia Epidemiológica de la Fauna Silvestre en Andalucía (PVE), por el episodio de mortandad de liebre ibérica que se produjo en Córdoba. Pero poco se pudo hacer. Rápidamente la mixomatosis se extendió por toda la Península.

De momento, los ejemplares analizados han dado positivo en mixomatosis, enfermedad típicamente vinculada al conejo, pero de la que no era desconocida su capacidad de afección a la liebre. No se descartan otras posibilidades y se siguen investigando otras líneas abiertas.

De las encuestas epidemiológicas se desprende que en todos los cotos donde se ha descrito una mortandad anormal de liebres los ejemplares enfermos presentan signos de ceguera, desorientación y debilidad, y que es la única especie afectada por el momento. Destaca también que donde han aparecido los cadáveres y liebres enfermas son terrenos de cultivo agrícola (olivar, almendros, viñas, etcétera) y que en varios de los cotos afectados se han realizado vacunaciones frente a la variante clásica de Enfermedad Hemorrágica Vírica (EHV) y Mixomatosis en los conejos silvestres que se han capturado para traslocaciones. De momento, no se han observado conejos silvestres afectados de ninguna de las enfermedades citadas en dichos terrenos. De hecho, se da la paradoja de que los conejos en la Campiña se están convirtiendo en una plaga, al carecer de depredadores que controlen su población.

Desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se recomienda que, por prevención, no se manipulen los ejemplares enfermos o cadáveres que los ciudadanos puedan encontrar en el terreno. También aconseja avisar a la guardería, agentes de Medio Ambiente o delegación territorial para coordinar su recogida y no traslocar o transportar los ejemplares que puedan parecer sanos, para evitar una posible dispersión de la enfermedad.

Ahora se espera la llegada del frío. La mixomatosis la propagan los mosquitos. Sin embargo, todavía se siguen dando nuevos casos, como ocurre en Huelva.

El virus de la mixomatosis fue introducido de manera artificial por el hombre. Aunque se descubrió en Uruguay en el siglo XIX, en los años cincuenta fue usado por Australia para acabar con una plaga de conejos que literalmente se estaba comiendo el país. Los conejos habían llegado a devastar superficies de tierras del tamaño de Francia. Y fue en Francia donde curiosamente el virus se descontroló y acabó llegando a España, donde los conejos han caído por millones, dejando sin alimento al lince. Ahora, la mixomatosis ha mutado y afecta a las liebres, que prácticamente se están extinguiendo.

4