s

La Delegación de Cultura de la Diputación  y la del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera  han subvencionado el último proyecto educativo  que ha promovido la Asociación Cultura y Progreso, con el que pretende dotar a los Centros de Secundaria de la Mancomunidad Campiña Sur,  de un material didáctico que les permita trabajar con el alumnado en una materia  como es la Memoria Histórica.

Un total de seis historiadores han unido su esfuerzo y conocimientos para, a través de la  investigación histórica, la confección de textos y gráficos y la recuperación de documentos y fotografías de la época, conformar una publicación que, a modo de cuadernillo, permitirá, tanto a profesores como alumnos, conocer estos apartados de nuestra Historia Contemporánea: los relativos a la República, la guerra y la represión. El ámbito territorial del estudio abarca a los once pueblos que conforman la Mancomunidad de la Campiña.

El objetivo de este trabajo se justifica en que, si bien es cierto que el estudio de la España contemporánea forma parte de los currículos educativos, sin embargo, el peso de estos contenidos dentro del conjunto de la materia no es especialmente relevante. Igualmente, temas tan vinculados a la educación en los valores democráticos y la paz, como el exilio, las deportaciones y el hacinamiento en los campos de concentración nazis de republicanos españoles son frecuentemente desconocidos. Y no solo por la gente joven, sino también por el conjunto de la población.

Incentivar la educación en la memoria democrática en los centros escolares es un acto de justicia y agradecimiento a los hombres y mujeres que combatieron el fascismo y el nazismo en España y Europa, y un homenaje a las víctimas de estos regímenes autoritarios. Pero, sobre todo, es un elemento imprescindible para fomentar la sensibilización y la reflexión del alumnado hacia los conflictos bélicos, los genocidios, los desplazamientos de refugiados y otras formas extremas de violencia muy presentes en la actualidad. La memoria de la guerra, de sus causas y consecuencias es ineludible para promover la educación por la paz y el respeto a los derechos humanos.

Tanto la Diputación Provincial como el Ayuntamiento de Aguilar  han valorado la calidad y viabilidad de un proyecto que se ha desarrollado con  la participación de personal voluntario, cumpliendo así los objetivos que demandaban estas subvenciones, resaltando además la metodología de trabajo, la proyección social y el impacto de género”.

Foto: Casa de la calle José Antonio (Moralejo) bombardeada el 25 de octubre de 1938.