ma_carmen_berenguer_lopez

Algunos creían que no habría más sorpresas en el Grupo Socialista Municipal pero,  cuando estamos ya a menos de 6 meses de las próximas elecciones municipales, está claro que quien así pensase desconocía el volcán que inflama  a la  Agrupación Socialista de Aguilar  desde hace ya muchos años y cuya erosión se lleva retardando mucho tiempo,  aunque las eclosiones  (dimisiones) no cesen.

Cuatro concejales,  incluido el alcalde, han dimitido en lo que va de Legislatura, ya que la última noticia que ha saltado a los medios de comunicación es que el próximo jueves día 27, día en el que se celebrará el último Pleno del año, se verificará la dimisión  de la concejala de Igualdad, Mari Carmen Berenguer.

Sin faro  que guíe y de luz al  camino en estos tiempos, el PSOE sigue dentro de su tormenta interna constante, cuyas consecuencias son estas dimisiones que se intentan justificar con el vil argumento de los asuntos personales cuando, es público y notorio, porque lo filtran los propios socialistas, que se deben a los desencuentros con la alcaldesa.

El tiempo de espera se le está haciendo eterno  a un  PSOE  que no acaba con la pesadilla de las dimisiones,  y parece que no va a acabar hasta el próximo mes de mayo, pues algunos de los concejales que quedan también han manifestado su esgrima por la actual  regidora.

El PSOE  está deseando que llegue la cuenta atrás que empieza cuando el mes de enero marque la primera hoja del calendario, pues en el Llano de la Cruz dan ya por perdida esta legislatura y viven con nervios la llegada de la próxima porque saben que el desastre que han provocado les va a pasar factura. Aún así  van a seguir haciendo lo mismo que  han hecho siempre: campear el temporal aguardando que llegue las nuevas elecciones  y cambiar las caras para intentar blanquear la nefasta gestión que han realizado.