53560000_352761375337160_7959687255579164672_n

El Carnaval 2019 se despidió  con el clásico regusto a rico chocolate y tarta que desde hace 25 años endulzan las últimas horas de la última jornada de estas fiestas. El Domingo de Carnaval tiene sello y carisma propio desde que el Barrio Bajo se convirtió en el espacio donde se rinde pleitesía todos los años a la esencia de esta Fiesta. Un largo día – desde que amanece hasta que anochece-  acoge el ir y venir de las gentes que  llegan y  se van,  pero que no faltan a la cita obligada con la tradición y con su  barrio.

Un año más la calle “La Tienda” fue refugio de los carnavaleros que quieren y siente este día y no dejan perder el vínculo que les une a  las calles donde echaron raíces y sienten  por siempre  el apego a sus gentes. Este año uno de los carnavaleros del Barrio Bajo ha recibido el Antifaz de Oro, máximo reconocimiento que otorga el Carnaval de Aguilar. A Idelfonso Fuillerat le entregaban tan merecido premio y en él se enaltecía también al Barrio que es cuna de los más grandes carnavaleros que ha dado el pueblo  en los 25 años de “Chocolatá”.

Churros y chocolate, tarta, pealla, dulces y toda clase de licores fueron la oferta gastronómica de un día donde la alegría reina en las viejas calles del barrio al compás del tres por cuatro, al ritmo del baile y al de una fiesta que se prolongó en un soleado día hasta bien entrada la noche.  Un día intenso para despedir a Don Carnal y reponer con las vivencias  las fuerzas  necesarias para hacer más llevadera la espera del Carnaval del 2020.

53250622_2272810076326601_9114859950114340864_nIMG-20190304-WA0001 (1)52545271_352761505337147_8760318040576360448_n53604406_352761415337156_8400901145588924416_n